miércoles, 2 de septiembre de 2015

Hola septiembre...



Muchos dirán que el verano dura poco y que ya cuesta mirar atrás sin nostalgia, pero yo soy de las que piensa que todo en la vida es cíclico así que debemos afrontar la vuelta a la rutina como algo inevitable y en muchos sentidos positivo, a fin de cuentas ¿nos sirve de algo lamentarnos por lo que ya pasó?
Los meses anteriores hemos cambiado nuestras costumbres para adaptarlas a la situación extraordinaria que supone la falta de horarios fijos,  sin colegio ni actividades extraescolares, todo se estructura en base a una llevadera anarquía, sobre todo para los padres que trabajamos porque ninguno disponemos de tantos días libres como ellos, y que debemos necesariamente que buscarnos la vida tirando de abuelos, campamentos y actividades de todo tipo que han mantenido a los niños ocupados y entretenidos. Pero ahora volvemos a la normalidad, y con ella debemos retomar los hábitos que durante estos meses pasados hemos desplazado.

APORTANDO IDEAS...
  • Desintoxícate. Cuando estamos de vacaciones descuidamos nuestra alimentación y caemos en la tentación de permitirnos y permitirles el picoteo, los aperitivos…y sin querer descuidamos la alimentación saludable. Por eso, una vez finalizado el verano  debemos reacostumbrar al organismo a comer adecuadamente y a olvidarse de estos malos hábitos. Deberíamos aprovechar para volver a equilibrar nuestra alimentación y la de los chicos, considerando -tal vez- este nuevo punto de partida como un buen momento para dejar atrás malos hábitos pasados e insistir en la educación nutricional para todos. 
  • Recupera los horarios. Comer a cualquier hora sin tener en cuenta los horarios durante las vacaciones e irse a dormir horas más tarde de lo normal nos habrá pasado factura. Lo recomendable es que hagamos 5 comidas diarias, de preferencia cada 3 horas, de esta forma nuestro organismo volverá a acostumbrarse y su funcionamiento será el adecuado. También debemos recordar  que para volver a llevar un estilo de vida saludable también deberemos recuperar tus 8 horas mínimas de sueño, sobre todo porque en unos días los peques vuelven al cole y la posibilidad de disfrutar de la cama por las mañanas no pasa de 5 minutos más..
  • Planifica tus menús semanales. Llegó el momento de despedirnos de algunas cosas - de las calorías extras,que se queman jugando en la playa o nadando hasta la extenuación con los amigos;  para volver a recuperar nuestros hábitos saludables debemos planificar los menús diarios (yo lo hago semanalmente). Hacer la compra a conciencia y preparar el menú previsto, nos ayuda a equilibrar nuestra dieta y además ¡evita improvisar!
  • Vuelve a tu rutina de deporte. Después de semanas sin salir a correr, sin los entrenamientos del colegio, sin la piscina ... etc, volver a ejercitarte no te será fácil. Es cierto que los chiquis habrán estado brincando sin parar durante estos meses, pero sin ninguna pauta, lo cual habrá generado falta de hábitos, pero no debemos agobiarnos, empezaremos poco a poco. La primera semana, podemos salir a  caminar unos 30 minutos y planificar las actividades deportivas del curso de acuerdo a nuestros intereses.  Esto nos hará sentirnos poco a poco en nuestra zona de confort y volveremos a los horarios fijos con motivación y ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario