miércoles, 25 de febrero de 2015

Medidor combinado glucemia-cetónicos de Menarini


Frente a la importante cantidad de aparatos de medición glucémica que encontramos en nuestros, se hace necesario un cierto sentido común y un criterio razonable para escoger el que más se ajusta a nuestras necesidades en cada momento.
Últimamente están muy de moda los medidores de glucemia intersicial, pero yo soy de la opinión que cada usuario debe tener el producto que más se ajusta a su tipo de vida y no al revés, por aquello de no tener que ajustar nuestra vida al medidor o gadget que nos ofrecen.
Como sabéis Dani está en plena preadolescencia, lo cual a veces nos trae de cabeza porque nos desconciertan algunos números que no creemos merecer y que no se corresponden a razones lógicas especialmente conocidas, aunque como dicen en mi tierra seguramente "haberlas hailas".
Estas hiperglucemias matinales que sufre más a menudo de lo que deseamos, nos llevan a medir cuerpos cetónicos también con cierta regularidad. Esto en sí mismo no es más que una prueba rutinaria como tantas, con la que no debemos obsesionarnos, pero es cierto que este control nos enseña cosas que de otra forma sólo serían especulaciones, así que, cuando es necesario lo hacemos.
Pero claro, mi hijo -como todos los niños- tiene vida fuera del nido familiar: colegio, actividades, amigos... y ha de llevar su bolsito con lo necesario para cualquier situación fuera de casa. Hasta hace muy poco, el crío tenía en el colegio un tubo con tiras reactivas de cetónicos que tenía que medir en orina si la glucemia pasaba de 300 . Esta pruebe consiste en una colorimetría que determina el nivel de cuerpos cetónicos en sangre en función del resultado de color de la tira en orina..
La verdad es que a mi este procedimiento me parecía absurdo, inexacto y además bastante complicado de interpretar para un niño, porque los colores nunca se ajustan a lo que dice el patron, sino que más bien se quedan entre medias de uno y otro, así que hablé con nuestra educadora y me explicó que había un medidor que plasmaba los resultados en pantalla digital, tanto de glucemia como de cuerpos cetónicos, el GlucoMen LX PLUS de Menarini .
Desde entonces mi hijo lleva su glucómetro con dos tipos de tiras (las de glucemia y las de cetonas) y cuando es necesario hacerse la prueba, la lleva a cabo con la misma simplicidad y limpieza que al hacerse una glucemia. De esta forma nos evitamos vasos estériles para la orina, y los trastornos que puede ocasionarle a un niño hacerse una cetonuria fuera de casa.

glucomen-LX-plusMi sorpresa fue el pasado día 14 durante el Diabetes Experience Day, cuando me acerqué al stand que Menarini tenía abierto, y descubrí  que muchas mamás desconocían la existencia de este producto, y por tanto se veían obligadas a seguir con las tiras de orina. Concretamente pienso ahora mismo en una señora, madre de dos niños DT1, quien me pidió una explicación sobre el uso de este aparato que desconocía, y que quedó en pedirle a su educadora al día siguiente.
Yo siempre digo que no pretendo  convencer a nadie para que use las cosas que utilizamos nosotros o repita nuestras acciones a ciegas sin más, lo único que pretendo es contaros la existencia de este aparato, y deciros que me parece tan práctico y útil que no entiendo como no está más extendido su uso especialmente para los niños, ya que por unas cosas o por otras, son ellos quienes tienen mayores oscilaciones de glucemia y cetonas.

Aprovechando el tema. Vamos a recordar las situaciones en las que una persona debe hacerse un control de cuerpos cetónicos en orina, según la Asociación de diabéticos de Madrid.


La determinación de cuerpos cetónicos en orina, no es una técnica rutinaria y acostumbra a suceder que el paciente realiza poco este auto-análisis. Por este motivo conviene recordar la utilidad de su realización.
Las situaciones en las que resulta de más utilidad la determinación de cuerpos cetónicos en orina son:
· En el momento del diagnóstico.
· Diabéticos en tratamiento con insulina.
· En mujeres con DM gestacional o pregestacional.
· En situaciones de descompensación metabólica. (glucemias superiores a 250 mg/dl en DM1 y de 300 mg/dl en DM2)
· Ante enfermedades intercurrentes.
· Ante situaciones de estrés físico o psíquico.
· Ante la presencia de síntomas de cetosis. (náuseas, vómitos, dolor abdominal…)

Lo habitual es tener la acetona en orina negativa y cuando la cetonuria sea positiva, se tendrá que determinar la glucemia, ya que puede existir cetonuria por dos motivos:
1. Por aporte insuficiente de hidratos de carbono en la alimentación, en situaciones de ayuno o por liberación de grandes cantidades de hormonas de contrarregulación después de una hipoglucemia. En estos casos, la glucemia no está elevada.
2. Por déficit de insulina, que disminuye la utilización de glucosa por parte de los tejidos y origina el catabolismo de las grasas. En este caso se produce hiperglucemia.



Podéis descargar cualquiera de las guías publicadas por A. Menarini  directamente de su web, o haciendo click AQUI







2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Delia, simplemente llama a menarini a su número gratuito, y te lo envían gratis: 900 301 334

      Eliminar