jueves, 22 de enero de 2015

El peaje emocional de la diabetes

Todos sabemos que la diabetes tiene un impacto grave en la salud física. Sin embargo, estas alteraciones glucémicas en la sangre también puede afectar sus emociones y, a su vez, sus emociones pueden causar estragos en el control de la diabetes.
Los extremos en los niveles de azúcar en la sangre puede causar cambios significativos en el estado de ánimo, y las investigaciones sugieren que los cambios frecuentes en la glucemia (llamada variabilidad glucémica) también pueden afectar el humor y la calidad de vida de las personas con diabetes, en los pacientes tipo 1 se ha encontrado que los largos periodos de controles altos, pueden desencadenar la producción de una hormona relacionada con el desarrollo de la depresión.

“La diabetes te da mucho trabajo, obliga a grandes rutinas y mantiene un alto nivel de preocupación por los pacientes, por eso es agotadora y puede hacer que uno se siente impotente”, me ha dicho una educadora.

Creo que es importante reconocer que, de vez en cuando, los chicos en general, van a tener un colapso, sentirse  exasperados, frustrados, tristes, en la negación y agotados físicamente. Si a esto le añadimos los condicionantes propios de algunas etapas como la preadolescencia o adolescencia, tenemos un terreno perfectamente abonado para la confrontación directa con los padres, educadores y todos aquellos que puedan suponer un referente en sus vidas.

Además de un mayor riesgo de depresión, la diabetes puede afectar el estado de ánimo, incluso minuto a minuto. Por ejemplo, alguien que experimenta una bajada repentina de azúcar en la sangre se puede tornar irritable, incluso combativa, y puede actuar como si estuviera borracho, arrastrando sus palabras. l
Dra. Vivian Fonseca, presidente de la Asociación americana de Diabetes, dice:  “las reacciones de hipoglucemia son muy comprensibles. También hay algunas variaciones que no son del todo en el rango de hipoglucemia que pueden afectar los niveles de ansiedad”.
Altos de azúcar en la sangre (hiperglucemia) también puede conducir a cambios de humor. “La hiperglucemia puede afectar su capacidad de concentración y puede que te sientas de mal humor”, dijo Solowiejczyk. “Cualquier cambio en el azúcar en la sangre fuera de los rangos normales que te hace sentir raro e incómodo.”


Aunque los niveles de  azúcar en la sangre puede afectar a las emociones, las emociones también pueden afectar a los pacientes los niveles de azúcar en la sangre y el control de la diabetes.

En otro estudio, los investigadores evaluaron los niveles de azúcar en los aficionados al puenting no diabéticos, y se encontró que el estrés del salto hizo que sus niveles glucémicos aumentaran de forma considerable. No es de extrañar, sus hormonas del estrés también fueran más altas debido a la situación propuesta.  Cuando esto sucede, el hígado libera glucosa para hacer que la energía disponible para las células del cuerpo.

Pero, ¿cómo actuar ante estos cambios que los padres nos encontramos a menudo en la vida diaria de nuestros hijos..?

Daremos respuesta a este aspecto en el post siguiente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario