martes, 5 de agosto de 2014

Actividades de verano: Ruta por la isla de Ons

Hablábamos hace poco sobre la importancia de entretener a los niños de forma activa durante el tiempo que pasan en la ciudad. Muy pronto voy a proponer una idea que podréis llevar a cabo en vuestras ciudades...¡Atentos!

Sin embargo también es momento de ofrecerles la posibilidad de conocer sitios nuevos, divertirse descubriendo lugares y personas, motivarlos a hacer ejercicio y sobre todo ¡mantener a raya las glucemias!

Dani y yo hemos estado unos días en un pueblo costero no muy lejos de aquí. Hemos caminado muchísimo y realizado actividades de todo tipo, que os contaré también más adelante. Uno de los días que mejor lo pasamos, fue el que dedicamos a descubrir la isla de Ons, perteneciente al Parque Natural de las Islas AtlánticasLlegamos a puerto a media mañana y  optamos por una de las rutas que podíamos hacer porque nos parecía que podríamos acabarla en el tiempo previsto y por la tarde hacer otra más corta. Estas son las opciones.

El planning del día fue así:

Desayuno: glucemia 99 (2 unidades)
4 galletas Dinosaurios + 5 galletas Oreo + 1 taza de leche.

Nos fuimos caminando hasta el puerto. Desde nuestro apartamento hay unos 2 km aproximadamente. Tuvimos que dar un par de vueltas por el pueblo antes de coger el barco porque Dani se dio cuenta de que una de las zapatillas que llevaba puestas le estaba haciendo daño en un dedo. De inmediato pasé por una farmacia pero... ya tenía una pequeña llaga. No teníamos opción, había que cambiar de calzado. Buscamos unas sandalias que no le molestaran, pero no hubo forma de encontrar algo que dejase el meñique al aire, así que finalmente nos conformamos con unas chanclas algo más resistentes de lo habitual para intentar evitar daños mayores.

De esta forma hasta el punto en que cogimos el barco, habíamos caminado unos 3 km. A las 11.43, justo antes de subir al barco estaba en 63. Se tomó una barrita de Fitness de 1,5 R/HC.

Llegamos a la isla y nos pusimos en marcha por la ruta sur. Yo tengo instalada una app en el móvil que me va indicando la distancia recorrida y otros datos (endomondo) queríamos valorar los datos glucémicos en función del esfuerzo y las necesidades insulínicas.
Cogimos el libro de rutas, y pasamos por el puesto de socorro para hacer una glucemia y avisar de que estábamos allí con un niño DT1. He de decir que las chicas fueron algo más que amables y cariñosas. Nos dijeron que tenían a nuestra disposición cualquier cosa que nos hiciera falta: glucómetro, glucosa, tiras, glucagón... vamos, equipación completa. Y nos animaron a hacer ejercicio y volver por allí al acabar la ruta.

Tomamos camino, viendo paisajes maravillosos y disfrutando del día. Al poco rato coincidimos con una viajera con quien fue un placer caminar esa mañana: Inma, una chica de Castellón, de quien enseguida nos hicimos amigos. Unos kilómetros más adelante, ella nos presentó a su compañera Rebeca. Una delicia de camino, vamos.

 


Llegamos a comer a la Cueva del Infierno (buraco do Inferno). Llevávamos 2 km en la isla y 3 en el pueblo. Dani estaba en  94, se puso 2 unidades de insulina, y comió un bocata de pechuga de 5 raciones y una barrita energética de 1,5. De bebida, agua.

16.03.- Hemos terminado la ruta  de 7 km más los 3 del pueblo (llevamos 10...) y Dani está en 103. Sabemos que bajará de repente, porque ahora mismo está en el punto de subida posterior al deporte.
Tenemos que volver al puesto de socorro. Naturalmente las sandalias no eran el mejor calzado y vuelve a molestarle el pie. Una vez más enfermera y auxiliar se vuelcan con Dani y le hacen una cura .
Desde aquí quiero reivindicar la necesidad de que este servicio se mantenga en la isla durante todo el tiempo en que los barcos llegan a ella, puesto que es imprescindible contar con un profesional que acuda en auxilio de quien lo necesite en un lugar donde no hay más opciones. No parece razonable mantener el puesto de socorro abierto sólo de junio a septiembre, cuando los viajes comienzan ya en Semana Santa...

A las 16.30, se toma de merienda un helado de 4 raciones. ¿Es mucho?... Depende del momento, y de la ocasión.

A las 18.00.- Estaba en 116. Su glucemia ha estado en rango todo el día.

18.15, tomamos el barco de vuelta al pueblo. El trayecto dura 50 minutos y los músculos se nos han enfriado. Llegados al puerto no podemos camina más y decidimos volver en coche a casa (esos 3 últimos km, no pudimos hacerlos a pie).

Llegamos a la cena -en este caso adelantada- a las 19.50 en 94. Dani se pone otras 2 unidades.
Toma 4 raciones de ensaladilla rusa casera, un yogur de 1/2 ración y 2 galletas Oreo  que son 1.5 raciones. En total 5,5... ¡Pero hay que tomar medidas de noche!
A las 10.30; antes de irse a la cama está en 63. Suplementamos con 1 yogur de 1 ración + 1 Oreo + 1/2 galleta María = 2 raciones... largas.

00.00.- Glucemia = 94. Volvemos a suplementar con otra Oreo; se la metí en la boca sin despertarlo del todo.

Se levantó al día siguiente con las piernas molidas, y necesitó una mañana de descanso, pero... Con una glucemia de 93. 

Hasta ahora sigue diciendo que ha sido el mejor día del verano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario