jueves, 3 de julio de 2014

Cuidados de la piel

Quien más quien menos ya está de vacaciones, o lo estará en breve y tanto aquellas personas que hayan escogido la playa como lugar de descanso, como aquellas otras que prefieran el campo, o la ciudad, deberán protegerse  del  sol de verano, siguiendo unas pautas y recomendaciones básicas que -año tras año- conviene recordar.

 Voy a insistir en que el cuidado de la piel es necesario para todos, pero incidiendo en el caso concreto de nuestros chicos con diabetes, quienes evidentemente deben seguir con rigor algunos consejos que para otras personas resultan por momentos, digamos... "prescindibles".


Mantén la glucemia  bajo control. Sigue los consejos de tu educadora respecto a tu nutrición, ejercicios y medicinas. Mantén el nivel de glucosa en la sangre dentro del rango recomendado por tu endocrino. Trata de que consuman alimentos ricos en agua y beban con frecuencia.

Mantén su piel limpia y seca. Cuando se tomen un baño o una ducha, trata de que sea con agua tibia y un jabón suave hidratante. Después de ello, asegúrate de  que se secan bien (preferentemente a toques por la piel, sin frotar) Revisa bien  debajo de los brazos,  entre las piernas y entre los dedos de los pies.

Observa su cuerpo . Asegúrate de que no tienen puntos secos, rojos o doloridos que podrían infectarse.

Evita los baños con agua caliente o muy largos. Asimismo evita los baños de espuma, los cuales con frecuencia contienen detergentes que pueden resecar la piel. Trata de que no se rasquen  la piel seca, en vez de hacer eso aplícales una crema hidratante.

Mantén su piel hidratada usando una loción o crema después de la ducha. Yo suelo utilizar un aceite para niños de los que se usan con la piel aún mojada. Y de vez en cuando lo sustituyo por aceite de oliva virgen (aún no he encontrado nada mejor... en serio)

Aplícale protector de labios para prevenir labios agrietados. A Dani le gusta mucho la barra de cacao de ISDIN, porque le horrorizan las cosas pringosas, y por supuesto en la preadolescencia se niega a ponerse nada que le pueda aportar brillo. Yo, lo recomiendo.

Recuerda que el agua del mar, y la arena de la playa ejercen una función de lupa sobre nuestra piel. No es cierto aquello de que "dentro del agua no se queman". Protegelos siempre antes de meterse en el agua, e insiste con la aplicación de fotoprotectores cuando éstos no sean waterproof.

Limita los productos que usas en tu piel para disminuir las ocasiones de tener una reacción (no sé si es buena idea probar con mil cosas, que nos recomienda todo el mundo.. creo que es mejor ser precavido y no cambiar constantemente de productos, salvo que por alguna razón no sean adecuados),

Si tu hijo es propenso al acné habla con tu dermatólogo antes de seleccionar una hidratante facial.Algunas de ellas tienden a causar acné o a empeorarlo.

Trata los cortes inmediatamente. Lávalos  con jabón y agua. Utiliza un antiséptico y pídele a tu pediatra o enfermera que te recomiende una crema para pequeñas heridas, o picaduras de mosquitos. 

Para prevenir la piel seca cuando la temperatura baja, usa un humidificador para agregar la humedad del aire en la habitación.

Para proteger tu piel del sol, SIEMPRE.... SIEMPRE, usa protección solar con FPS 20 o más alto y usa un sombrero. Nuevamente os recomiendo la línea que utilizo con mi hijo -y conmigo, porque compartimos- A mi me encanta el pulverizador de ISDIN, (también hay uno resistente al agua, pero tiene protección 30)  para la piel del niño porque no hay que repartirla con la mano y no pringa nada de nada. Sin embargo para la cara utilizo el GEL CREAM.


Acude a tu  pediatra ante cualquier problema de la piel que descubras.

(Conste que yo siempre os recomiendo los productos que utilizo personalmente, porque son los que conozco y lo que realmente he podido constatar que a mi hijo y a otros les va bien, pero ya sabéis que hay muchas marcas comerciales excelentes para todos los gustos)

1 comentario: