jueves, 8 de mayo de 2014

Magdalenas de espelta


La espelta es una variedad de trigo que se cultiva desde hace unos 7.000 años y considerado el origen de todas las variedades de trigo actuales. En algunas zonas se conoce a la espelta como trigo verde y en otras como trigo salvaje debido a su aspecto más rústico y su sabor más intenso.
La espelta es poco conocida hoy en día ya que ha estado a punto de desaparecer debido a que tenía un bajo rendimiento productivo. Hoy en día su auge es imparable debido a sus propiedades nutricionales. Al igual que con el trigo común, la espelta se utiliza para elaborar pan, galletas, harinas, cerveza, copos y sémolas como el cous-cous.
Propiedades de la espelta
La asimilación de sus nutrientes es extraordinaria ya que es una planta que no ha sufrido tantas variaciones, ni "mejoras" como el trigo y ese es el motivo principal que le haga menos alérgico. Los médicos y terapeutas que se basan en la Dieta según los grupos sanguíneos aseguran que sus pacientes suelen mejorar más rápidamente al cambiar el trigo común por la espelta.
La espelta es una variedad de trigo ideal para el cultivo ecológico ya que por un lado tiene una gran resistencia a las plagas y diferentes parásitos y por otro lado soporta bastante bien climas adversos y terrenos poco propicios (soporta bien el frío y la falta de agua)
Información nutricional de la espelta
Respecto al trigo común, la espelta tiene un mayor nivel de proteínas, minerales, vitaminas y oligoelementos. Además de un buen nivel de proteínas también contiene los ocho aminoácidos esenciales. Esto es muy interesante para aquellas personas vegetarianas. Su buen aporte de magnesio, hierro, fósforo, vitamina E, vitamina B y betacaroteno la hacen muy nutritiva. La espelta nos aporta mucha fibra, siendo ideal, pues, para el estreñimiento, obesidad y cualquier problema causado por la falta de fibra.
También es muy rica en ácido silícico que es uno de los nutrientes más necesarios en nuestro organismo ya que forma parte de nuestros tejidos y órganos.



RECETA
 


 MAGDALENAS 

DE ESPELTA y 

CANELA
 (con y sin azúcar)






Misma receta, sustituyendo el azúcar por un edulcorante termorresistente , en este caso SUCRALOSA.

La elaboración es sencillísima:

Mezclamos el yogur con el azúcar (o sucralosa) y batimos bien con una varilla.Incorporamos el aceite y mezclamos todo. Poco a poco vamos mezclando la harina de espelta con la levadura y cuando ya tenemos una masa ligera, ponemos la ralladura de naranja y la cucharada de canela.

Echamos en cápsulas para magdalenas 40 gr. de la mezcla y las metemos al horno a 180ºC unos 18 minutos aproximadamente (Yo las hago sólo con el ventilador del horno).
Si queréis que os queden mucho más grandes y esponjosas, separad las claras de las yemas y haced lo mismo que he descrito sólo con las yemas . Batid a punto de nieve las claras y mezcladlas con todo el preparado en el último momento. Esto les incorporará aire, y las magdalenas se verán mucho más grandes y con una mezcla aún más suave.

Por cierto, como he visto distinta información sobre los hidratos de carbono de la espelta. Os pongo una imagen de la que he utilizado yo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario