jueves, 24 de abril de 2014

Comparar para entender

A todos nos gusta variar en la alimentación. Buscamos constantemente productos nuevos, equilibrados y deliciosos que nos ayuden a mantener nuestros niveles de glucemia con buen control, y que además no se diferencien de la alimentación de cualquier otra persona que nos rodee, sea ésta diabética o no.
Algunos de ellos llevan con nosotros toda la vida, y forman parte de nuestra memoria infantil. Yo recuerdo ir de la mano de mi abuelo Arsenio los domingos por la mañana hasta el bar en el que se reunía con sus amigos a tomar un vino después de misa. En el bar "del catalán" yo me tomaba un donut sentada en una banqueta muy alta, mientras los mayores hablaban en un tono altísimo sobre cualquier cosa.Es una de las cosas que forman parte de mi niñez, y que sin duda miradas con la perspectiva de hoy, más ternura me suscitan.Pero claro, para tomar el bollito, habíamos salido de casa hora y media antes, caminado hasta la iglesia por una cuesta empinada, asistido al oficio religioso, y llegado hasta el bar a pie. Además, una vez terminado, mientras los abuelos seguían allí a lo suyo, yo me iba a un descampado que había justo al lado a correr y a jugar con las otras niñas.En definitiva, el donut lo habíamos quemado antes de volver a casa.
Hoy en día, la vida de muchos de nosotros se ha visto dominada por la falta de tiempo y la prisa.Trabajamos muchas horas fuera y dentro de casa, tenemos agendas completas para los próximos 3 meses,y el poco tiempo libre que nos queda, tenemos que dedicarlo -necesariamente- a descansar. Así que hacemos lo que podemos, pensando siempre en lo mejor para los chicos, aunque no siempre de forma acertada.

Sin embargo,es evidente que las mamás y papás de niños con diabetes, no podemos permitirnos una alimentación improvisada. Por más cómodo que resulte en un momento dado echar mano de un bollo, no podemos contar con esa opción de forma habitual. Nosotros debemos pensar cada día en la calidad y cantidad de los alimentos que les damos, y por supuesto, esforzarnos en que mantengan una dieta equilibrada, sana y razonablemente natural, aún a costa de que esto suponga una limitación en nuestro tiempo libre, puesto que somos conscientes de que la dieta casera es considerablemente lo mejor para ellos.
Vamos a estudiar algunos alimentos que los niños nos piden a veces, para conocer qué son, y qué aportan exactamente...no tanto con la intención de prohibirlos , sino para valorar su conveniencia ocasional, y las posibilidades de sustitución que tendríamos con otras cosas. Me voy a centrar en 3 que a mi hijo concretamente le encantan: Las patatas fritas de bolsa, la crema de cacao con avellanas y las rosquillas tipo donut de las que hablaba antes.
 *Sin ánimo de centrarme en las marcas para criticar su realidad, no tengo más remedio que aludir a productos concretos para ofrecer datos exactos que sacaré de páginas propias de cada tipo de empresa. Esto es: puede haber variaciones (ligeras) entre los datos de uno u otro fabricante.

PATATAS FRITAS tipo chips
Enlace a la información de Lays en su web, AQUI. 
Enlace a la info de Matutano, Doritos, Ruffles, Sunbites, etc... AQUI 

CREMA DE CACAO 
Enlace a la información de Nocilla en su web AQUI
Enlace a la información de Nutella en su web,AQUI,

ROSQUILLAS  GLASEADAS
Panrico no facilita información nutricional en su web general ni en la específica de Donuts, como puede comprobarse AQUI y AQUI.Pero, podemos sacarla de su etiquetado de producto, tal como se ve en la imagen lateral.

¿Significa esto que debemos dejar de consumir totalmente estos productos? Yo soy poco partidaria de prohibir y eliminar por completo, pero, sí soy una firme defensora de saber lo que comemos para valorar los efectos que producen en nosotros. Me gusta pensar en que le doy a mi hijo una alimentación natural y saludable, en la que puedo incorporar ocasionalmente algún que otro elemento más procesado, pero entendiendo que ello no debe ser la norma ni por supuesto convertirse en algo habitual.
No pasa nada por tomarse unas patatas fritas en un momento dado pero debemos ser conscientes de lo que estamos ingiriendo porque sólo así, podemos llevar unos controles apropiados, que aseguren nuestra salud y la de los nuestros a medio y largo plazo. ¿Alguna idea para analizar otros alimentos que os preocupen?




1 comentario:

  1. Pablo Vila Lameiro25 de abril de 2014, 10:27

    El aporte me parece muy bueno. Nuestra hija diabética, de vez en cuando como tapa en un bar se toma unas patatas de bolsa y va bien, o, como extra ocasional, un sandwich de nocilla/nutella... y va perfecto. Otra cosa es la obra de ingeniería de hacer un bocadillo con esos 15 gr (20 si le ponemos 1.5R) de crema. Pero es posible.
    Algo importante: Todos estos productos tienen un aporte muy importante de grasas. Esto hace que retrasen la absorción, y que deban ser tenidas en cuenta. Nosotros le solemos "añadir" 0.5R por esas grasas añadidas.

    ResponderEliminar