miércoles, 9 de abril de 2014

Ay, ¡Qué sueño!


Dicen los expertos que cerca del 40% de las personas con diabetes sufren trastornos del sueño. Pero la estadística se vuelve tanto más importante si consideramos que, el hecho en sí de tener una mala higiene del sueño también  predispone a padecer diabetes tipo 2; llegando a hablarse de una incidencia dos veces mayor en aquellas personas que duermen menos de 6 horas al día.
¿Qué sucede durante el sueño para que nos afecte tanto en nuestros controles glucémicos?
Al dormir el cuerpo produce hormonas: cortisol y hormona del crecimiento, que ejercen un comportamiento antagónico con la insulina. Si no dormimos lo suficiente, el nivel de estas hormonas disminuye  con lo cual se eleva la glucemia sanguínea  produciendo hiperglucemias.

Otra circunstancia significativa, para pacientes con diabetes es que durante el sueño también producimos leptina, (una hormona procedente en su mayoría de los adipocitos, que nos ayuda a controlar la sensación de saciedad y que por tanto resulta un inhibidor del apetito). ¿Cuál es su efecto más relevante? Las personas que no duermen bien, producen menos leptina y por tanto tienden a la obesidad. 
Las personas con diabetes tipo 1,que necesitan realizar glucemias nocturnas, suelen tener problemas para conciliar el sueño posteriormente. En el caso de los niños, esto puede resultar un problema importante porque este desajuste puede provocarles cansancio y falta de concentración en el colegio.
Las personas con diabetes, suelen tener despertares espontáneos a lo largo de la noche, con lo que parece evidente que muchos de ellos no enlazan demasiadas horas de sueño, además esta predisposición , además esta circunstancia les conduce a una mala calidad de sueño. Con lo que podemos decir que, en general, las personas con diabetes duermen poco y duermen mal.
http://blogyolandadelallave.webnode.es/Según el Dr. García Borreguero, en su web del Instituto del Sueño, podemos decir que hay 5 etapas de sueño: REM y fases 1, 2, 3 y 4.Las fases 3 y 4, conocidas como "sueño lento y profundo", se consideran las más reparadoras y directamente relacionadas con los cambios metabólicos y hormonales. En estas fases se regulan los niveles de insulina, porque el organismo necesita menos energía, con lo cual  el  cerebro utiliza menos glucosa. Y es durante este periodo, cuando se producen una mayor incidencia de estos despertares.

  Las personas que tienen diabetes, tienen mayores posibilidades de padecer trastornos del sueño, tales como:
-Síndrome de Apnea del Sueño. Consiste en ronquido nocturnos acompañados de pausas respiratorias. Suelen ser personas con obesidad, que en ocasiones tienen dificultades para mantenerse despiertos de día.
- Síndrome de Piernas Inquietas: Son sensaciones molestas (con frecuencia, sensación de desasosiego) que se produce en las piernas por la noche, siempre que la persona intenta permanecer en reposo.
- Neuropatía Diabética: es una lesión de los nervios periféricos de las piernas y brazos que se produce de manera específica en la diabetes. Inicialmente sólo se detecta con pruebas específicas, pero a medida que avanza puede ir asociado a pinchazos, hormigueos, calambres y falta de fuerza. Además puede alterar el sueño.

Según el Dr. Eduard Estivill, en su libro " Que no te quiten el sueño", podemos establecer unas pautas para conseguir una buena higiene del sueño, que componen el hábito de dormir:




  • Es conveniente seguir ciertos rituales previos al sueño como lavarse los dientes, ajustar el despertador o preparar la ropa para el día siguiente. El cerebro debe asociar un ritual más o menos idéntico cada noche para empezar a desconectar.
  • Es recomendable dejar un lapso de no actividad unos 20 minutos antes de acostarse. Esto ayuda a los chicos a desconectar y a que el cuerpo no soporte un exceso de tensión
  • La habitación debe ser un sinónimo de descanso, nada de trabajo.
  • Los estudiantes  que duermen bien procesan y consolidan mejor la información
  • El ciclo hormonal femenino influye en la calidad del sueño. En la adolescencia, cuando aparecen la menstruación, las niñas pueden despertarse de forma súbita con cierto nivel de preocupación o dolor.
  • Se recomienda pasear bajo el sol, ya que la luz solar reprogramará nuestro organismo gracias a la melanina de la piel.
  • Si estamos nerviosos, debemos entender que ese estado es tan natural como el miedo o la alegría.¿Habéis probado los ejercicios de relajación y la respiración consciente?
  • Aprender a dar una respuesta negativa y a no estar siempre disponible para todo. 
  • Si dedicamos un tiempo a la siesta, no superar los 20 minutos.
  • Establecer horarios de actividad y comidas regulares.
  • En caso de que nos despertemos en plena noche y notemos que nos hemos desvelado, debemos intentar no ponernos nerviosos.

  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario