jueves, 27 de marzo de 2014

Déjame que te cuente

Sabes?

Cuando me dijeron que tenía diabetes no entendí nada de nada. Al principio en el hospital me lo daban todo hecho y sólo me asustaba tener que pincharme tantas veces al día. Además, era una lata que me despertaran de noche para medirme la glucemia; algunas veces me daban un yogur, otras no. Pero yo no me preocupaba del por qué, ni entendía bien las razones, me limitaba a tomármelo.
Con el paso de los meses las cosas cambiaron, porque al salir de allí me enfrenté a la realidad de mi propia vida: el colegio, el entrenamiento diario, los amigos que no entendían mis nuevas rutinas, la familia triste y desconcertada... No me sentía seguro cuando tenía que tomar decisiones, porque tenía miedo a meter la pata y ponerme enfermo de verdad. Había oído cosas terribles, sobre las hipoglucemias nocturnas, y me asustaba pensar que podía pasarme a mi.
Lloré muchas veces, preguntándome por qué me había pasado a mi. 

Un año después empecé a darme cuenta de que mi familia había tomado una decisión que yo no comprendí al principio pero que me estaba diferenciando mucho de otras personas: habían decidido educarme , para conseguir que fuese autónomo en la gestión de mi diabetes. Al principio no sabía que era tan importante ser independiente, pero ahora ya lo entiendo. ¡Y qué contento estoy de que sea así!
En este año y medio he aprendido muchísimo. Me preocupo de lo que como, he retomado el deporte regular, y me he vuelto más disciplinado de lo que era (en algunas cosas). Pero sobre todo, he entendido que la vida con diabetes no va a interferir en mis sueños más allá de lo que lo hacen otras cosas. Sigo queriendo ir a la Universidad, viajar por el mundo y balancearme a la sombra en las hamacas de la casa de mis abuelos. Pero sobre todo, sigo soñando con un mundo en el que pueda dejar mi huella de felicidad para otros.

Y ninguna de esas cosas se ve limitada por la insulina... 

¡Déjame que te cuente que, por fin me he dado cuenta de que con diabetes, sigo siendo un niño feliz...!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario