domingo, 19 de enero de 2014

Un desayuno de domingo

Es domingo y dentro de un rato nos marchamos a la pista de patinaje sobre hielo. Hay que aprovechar el invierno para practicar este deporte, antes de que nos demos cuenta, ya no podremos hacerlo.
Ayer nos pasamos la tarde en la piscina. Dani se ha convertido en mi personal trainer y está empeñado en que perfeccione mi técnica de braza y espalda. No quiero pensar qué será de mi el día que se empeñe en machacarme con la mariposa, porque jamás he sido capaz de conseguirlo.
En todo caso, lo interesante es que tenemos un efecto deporte que empezó ayer, y que hoy continuará con una hora de patinaje sobre hielo, deporte que también tira lo suyo y que por tanto ayuda al control de la glucemia de forma extraordinaria.

¿Cómo nos preparamos para esta actividad física?
En el caso de Dani, al ser un proyecto que está programado, podemos ajustar la insulina del desayuno, para evitar una hipoglucemia en medio de la pista, o incluso al terminar. Además vamos a tomar un desayuno  de domingo; con elementos de todo tipo: vitaminas, proteínas, hidratos y bajo componente en grasas.
En definitiva... ¡RACIONES DE SALUD!



¿Cómo hacer las tortitas?
Es tan sencillo, que estoy segura de que todo el mundo lo ha hecho mil veces. Mi receta es tan simple como esto:

- 100 gr de harina de trigo = 10 r/HC
- 1 sobre de levadura = 0.3 r/HC
- 1 huevo = 0 r/HC
- 100 ml de leche semi desnatada = 0.5 r/HC
- pizca de sal
                                      TOTAL  = 11 r/HC
Meclamos todos los ingredientes en la batidora hasta hacer una papilla. La dejamos reposar un momento, mientras se calienta la sarten,  ligeramente untada de aceite de oliva.
Ponemos medio cazo del preparado en la sartén y lo dejamos que se haga. Inmediatamente se hincha y vuelve esponjoso. Le damos la vuelta y lo dejamos hacer por el otro lado. A mi esta cantidad me da para 6 tortitas (pero claro, depende del tamaño tendrán más o menos raciones)

¿cómo preparar la mermelada de naranja?

Más fácil todavía. Porque necesitamos muy pocos ingredientes.

Como lo estáis viendo: 1/2 kg de naranjas con piel (estas dos pesaban exactamente 550 gr), 1/2 limón (en este caso, 120 gr); 250 gr de azúcar y un palito de canela.
Por raciones sería así:
- 500 gr de naranjas = 5 r/HC
- 1/2 limón = nada
- canela = nada
- 250 gr de azúcar = 25 r/HC
                 TOTAL = 30 r/HC
Lavamos las naranjas y el medio limón y los secamos bien, porque vamos a utilizarlos con la piel. Les retiramos la parte central blanca - os recuerdo que esta mermelada al tener cítricos es algo amarga; cuidado con las pepitas o las partes blancas de naranja y limón... ok?-
Luego lo cortamos todo lo más finamente que podemos.
Ponemos todo en una cazuela, con el azúcar por encima y la ramita de canela. El fuego debe estar bajo, para que no se pegue ni se queme.


le vamos dando vueltas despacio, al rato las naranjas empezarán a soltar su jugo (¡No podéis imaginar el delicioso aroma que inundará vuestra cocina), y lo mantenemos así hasta que el jugo se haya reducido y empiece a estar denso.
Os recuerdo que sigue espesando hasta enfriarse del todo, así que no la dejéis concentrarse muchísimo porque os encontraréis al final con una crema pegote...
Como podéis ver, una vez reducido me da un peso de 625 gr, lo cual equivale a las raciones de HC que hemos pesado previamente, o sea 30 r/HC. Hacemos una simple división. Si 625 gr son 30 raciones...625/30 = 20.8 gramos son 1 ración; aproximadamente 1 cucharada de postre

¿Cómo se prepara la compota de manzana y clavo?

Esta es mi versión de la presentada hace unos días por Cristina, del blog La mujer del fotógrafo es química. La he hecho tal cual ella recomienda, pero al no ser para un bebé le he incorporado un poquito de clavo, para aromatizarla, porque esta especia -yo creo- marida a las mil maravillas con las manzanas.

Por raciones sería así:
- 500 gr de manzanas = 5 r/HC
- clavo = nada

Dividimos el peso total de la compota entre las 5 raciones que pesaban en crudo, y tenemos el peso de 1 ración.
Os recomiendo que os deis una vuelta por el blog ,  LA MUJER DEL FOTÓGRAFO ES QUÍMICA, donde vais a encontrar muchísimas ideas sanas y naturales que todos podemos preparar en casa. Muchas gracias de nuevo a Cris por ser tan generosa compartiendo contenidos.

Resumiendo...

¿Cuántas raciones tomamos al desayuno?

Dado que vamos a hacer deporte, hemos decidido preparar un desayuno de 5,5  raciones, divididas de la siguiente manera.

- 2 tortitas = 3 raciones (redondeando al alza)
- 1 cucharada de mermelada de naranja = 1 r
- 200 ml de leche semi desnatada = 1 r
- unas lonchas de queso fresco desnatado = no valorable
- un par de cucharadas (de postre) de compota de manzana = 1/2 r

¿Se puede empezar mejor el día que con un desayuno así...?

NOTA.- Este es un desayuno de 5.5 raciones de HC, que os va a resultar muy saciante. Mi hijo, un niño de 11 años que mide 1,58 y pesa 54 kilos ( os puedo asegurar que come piedras), me ha dicho al terminar que iba a explotar. Esto quiere decir que es muchísima cantidad, y que por tanto es posible que debáis ajustar las cantidades. No obstante, ya digo... vamos a patinar sobre hielo y él necesita como mínimo esta ingesta de hidratos antes de una sesión deportiva como la que le espera...


No hay comentarios:

Publicar un comentario