lunes, 23 de diciembre de 2013

Navidad 4: Galletas de jengibre y canela

Mañana es nochebuena y probablemente las casas estén empezando a llenarse de familia y amigos,entre todos estamos preparando cenas y organizando mesas. Es normal, claro, esta noche tan especial se disfruta con la gente cercana de una forma mucho más intensa , precisamente por ser hoy. La diabetes no puede condicionar nuestra vida hasta el punto de impedirnos disfrutar una noche al año de las cosas que están al alcance de los demás. Es posible que reajustemos el nivel de insulina rápida, también compensaremos con algo de ejercicio diurno, y probablemente en un par de días debamos equilibrar todo este exceso en la piscina o pedaleando. Llegarán mañana los controles exhaustivos, la actividad física necesaria y la vuelta a nuestras pautas y rutinas. Pero esta noche... ¡Esta noche es NOCHEBUENA!
¡Hoy nos merecemos un extra lleno de ilusión, delicadeza ... y azúcar!
Mis cocineros favoritos han pasado la tarde de ayer preparando galletas de jengibre. No es una cosa especialmente típica en Galicia, pero a los niños les apetecía intentarlo, y a mi me pareció una buena idea. He optado por los mismos cortadores de galletas que utilizamos habitualmente para las demás, porque me pareció que los que tenían forma de muñeco eran excesivamente grandes, pero -como siempre digo- esto sólo es una opinión personal, y por tanto debéis adaptarla a vuestras necesidades.
¿Es posible pautar por raciones estas galletas? 
- No siempre, porque cada una de ellas es diferente y tiene una decoración única: más o menos glasa, a veces fondant, otras chocolate... me parece imposible cuantificar exactamente las raciones de cada una, pero sí os daré las del total de la masa, y vosotros podéis hacer una estimación en base a lo que le ponéis encima. ¿Ok?
  La reunión en la cocina, siempre suele ser muy divertida. Mis maestros galleteros en esta ocasión son Dani y Analolo, auténticos expertos en decir que sí a casi todo lo que les pido... (que paciencia tienen conmigo por Dios).
 INGREDIENTES PARA LA MASA
  • 100 grs. de azúcar moreno
  • 75 gr de miel
  • 200 gr de mantequilla a punto pomada (blandita)
  • 400 gr de harina (más la que necesite al amasar)
  • 1/2 nuez moscada rallada
  • 1 cucharada de postre de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada sopera de canela
  • 1 huevo
 Esto es muy sencillo: mezclamos en un bol el azúcar, la mantequilla y la canela.Si la mantequilla está en su punto se puede mezclar con un tenedor o una cuchara, aunque yo suelo hacerlo con la mano. Una vez hecha la pasta, incorporo la miel, el jengibre y el huevo... y sigo mezclando un poco más hasta que la masa va quedando cremosa.
Con esta base, vamos incorporando la harina tamizada poco a poco hasta completar los 400 gramos.
Veremos que la masa está compacta pero blanda
En ese momento, ponemos un poco de harina en la encimera y amasamos hasta convertirla en una bola, durante un ratito... 4 ó 5 minutos. NO más.
Esa bola la meteremos en el frigorífico envuelta en papel film durante un buen rato (en mi caso un par de horas, aunque hay mucha gente que lo deja menos tiempo) y la dejamos enfriar.
¿Está fría la masa? Bien, ya habrá compactado  y es el momento de estirarla. 
Como tiene bastante mantequilla y miel  la masa tiende a pegarse y romperse sobre el mesado o el rodillo. Esto se soluciona incorporando harina  en ambas partes. Tendréis que hacerlo varias veces, no pasa nada... es normal; la propia masa necesita esta incorporación extra de harina para coger textura y cuerpo.

 Estiramos con el rodillo, y con los cortapastas vamos dando la forma que más nos guste. ¡Aún sin cocer tienen un aspecto tan bonito y un olor tan bueno...!

 ( Os presento a mi amiga Mónica, mamá de Analolo, a la que he robado esta foto muy a su pesar), porque me ha parecido un momento lleno de complicidad entre las dos y diversión auténtica.
Colocamos las galletas en un papel sulfurizado y las horneamos a 180º unos 12-14 minutos.Sacamos y ponemos a enfriar encima de una rejilla. Como siempre. 
 RACIONES:-

Fuente para el cómputo de las raciones de HC. Tablas de la Fundación para la Diabetes. Comprobables AQUI
  1. 100 gr de azúcar = 10 raciones
  2. 75 gr de miel = 5.7 raciones
  3. 200 gr de mantequilla = 
  4. 400 gr de harina = 27 raciones
  5. media nuez moscada rallada
  6. jengibre
  7. canela
  8. huevo
Hasta aquí llevaríamos casi 43 raciones, pero yo voy a redondear a 45, porque le hemos ido incorporando  algo de harina al amasar, y podemos considerar un pequeño añadido el plus de hidratos que tendrían la cucharada de canela y la nuez moscada. Así pues, redondeamos a 45 RACIONES.
 
Del tamaño que yo las he hecho (son pequeñas, ya digo que he utilizado los moldes normales de galleta, cada una -sin decoración- tendría 1 ración aproximadamente; esta cantidad de masa os da fácilmente para 45 galletas).
Por tanto sólo quedaría añadirle la cantidad correspondiente por la decoración.
EJEMPLOS.-
azúcar glas (es mucho más fino que el azúcar en grano, por tanto 10 gramos deberían daros para decorar 5 galletas aproximadamente)
chocolate negro.-  (mirad el etiquetado de cada uno, pero creo que una ración debería llegar para decorar 2 ó 3 galletas)
Glasa.- (está hecha con azúcar glas y agua, nada más. Sólo tendréis que contar las raciones del propio azúcar, ya que los edulcorantes que se usan para teñirla no tienen hidratos).

¡Y para compensar el extra......! ¿Qué tal un paseo largo por la ciudad? Yo voy a proponer un paseo visitando los belenes más significativos. ¿Os animáis?

1 comentario:

  1. Ana , que pinta. Yo hice de mantequilla. Pero no lo dudes pronto haré estas.
    Marilo Paniagua

    ResponderEliminar