miércoles, 18 de diciembre de 2013

Navidad 1.- Pensando en vacaciones

A Dani le encanta la navidad, todo en él es fantasía, ilusión e imaginación a raudales, ganas de compartir estos días con la familia... en fin, todos los  tópicos del mundo en la cabeza de un niño.
A medio plazo termina por relajarse un poco y llevarlo de una forma algo más sosegada, pero esta semana está condenado a los altibajos glucémicos porque mezcla un batiburrillo de emociones y nervios fruto de los ensayos para la función de navidad, el deseo de coger vacaciones y sobre todo, las ganas de saber las notas del trimestre; (que generalmente suelen ser bastante buenas, no quiero pensar cómo estaría si suspendiese).
Esta revolución emocional le provoca algunas hiperglucemias temporales que se solucionan al ratito por sí mismas: ¿alguien sabe cómo controlar las emociones para evitar estos picos?
Es importante que los niños asuman algo fundamental: por mucho que estén de vacaciones, y por muy divertidas que éstas sean no podemos descuidar sus controles, ni desde luego saltarnos un día sí y otro también las pautas de una alimentación razonablemente equilibrada. Acabamos de salir de un resfriado (primero él y ahora yo), durante las dos últimas semanas la natación se ha suspendido, y dentro de unos días los juegos con los primos monopolizarán todo su tiempo, con lo que no volverá  a nadar hasta el mes de enero.. 
¿Es bueno para ellos un cambio tan rotundo en su día a día, dejando de lado sus pautas saludables para hacer prevalecer únicamente el componente lúdico de estas fiestas? Comemos de más, vagueamos mucho, y con el descanso continuo, llegan las hiperglucemias.
Yo me he propuesto compaginar los días de vacaciones entre sus primos, y un nivel de actividad física que permita un control razonable. Hace frío, es cierto, pero no podemos dejar de vivir en el mundo por ello. Mi propuesta, va a pasar por aumentar la actividad física.

Os planteo algunas de mis alternativas para exterior.
 1) El Parque. Es el lugar de juegos por excelencia. Un sitio en el que siempre se divierte, puede estar acompañado por sus primos y además no para quieto un momento. Suele ser una opción interesante para las mañanas, porque está al lado de casa y bajan en cualquier rato libre. A la larga, si mantienen la costumbre de salir cada día un rato, terminan por mantener un nivel de actividad razonable.
 2) La bici. Ya sé que es algo más apropiada para la primavera y el verano, pero, si no llueve, también es una opción más que interesante para pasear y moverse.  Una hora de bici continua cada tarde es un ejercicio buenísimo, que mantiene a raya sus glucemias.
3) ¡A correr! No hace falta entrenar para la maratón de NYC. Creo que es mejor tomárselo como un juego, que con la obligación de un entrenamiento. En el momento en que incluimos el componente de la "obligación" deja de ser algo divertido y pasa a ser algo desagradable que no nos apetece hacer... porque ¡Estamos en vacaciones, mamáaaaaaaa...!Si conseguimos que alguno de sus amiguetes se apunte, habremos conseguido todos los objetivos y además se divertirán mucho.

 4) Nadar por placer. Para una vez que podemos permitirnos ir a la piscina con ellos, a jugar a entrenar juntos, ¿nos lo vamos a perder? Dani se está convirtiendo en mi entrenador personal, y me está enseñando a mejorar mi técnica. Para él es un refuerzo importante saber que en algo tiene autoridad y es el que manda, y para mi... pues un gran beneficio, sin duda.
5) Patinar sobre hielo. Todas las navidades empieza de cero (realmente sólo patina sobre hielo durante los 2 meses que está la pista instalada en mi ciudad), pero siempre va con toda la ilusión y energía. No sabe hacerlo bien, (ni mal, simplemente... no sabe) pero se lo pasa de miedo, y tras una hora sobre los patines, con toda la adrenalina que ha quemado a pesar de los mil porrazos, sale pudiendo permitirse un extra de prácticamente cualquier cosa.

Pero, no vamos a estar todo el rato haciendo deporte, está claro. Hay otras muchas cosas que podemos compartir con ellos en casa... pero eso va a ser motivo de otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario