miércoles, 27 de noviembre de 2013

Un día cualquiera... entre semana

Aunque no nos demos cuenta la vida diaria está llena de actividad, las rutinas que siguen los niños pueden llegar a ser  extenuantes porque, es evidente que por buena que sea la planificación, un día sí y otro también surgen imprevistos que se añaden a la agenda, y que incorporamos con normalidad, aún a costa de incrementar incosncientemente el volumen de trabajo o el nivel de estrés.
¿Cual es la actividad de un niño cualquiera un día  normal? Se levantan por la mañana y... ¿qué?
Os voy a describir gráficamente, el día de ayer de Dani... y me contáis si se parece o difiere mucho de un día cualquiera de los vuestros.

¿Para qué me sirve todo esta cantidad de datos?
Pues, únicamente para analizar los porqués y llegar a conclusiones sobre las formas de actuación que más lo benefician a él. 

Por ejemplo:

a) Dani es hipersensible al deporte, eso ya lo sabemos. Ha llegado en 45 a media tarde, porque ha jugado dos partidillos en el patio del colegio, sin reducir insulina a mediodía. 
b) Dani come bien -y mucho- no pone problemas con el menú escolar (que le dan pautado) , que ayer fue:
- 3 vasitos espaguetis boloñesa = 6 raciones
*medimos en el cole con el vasito de Bayer, equivalente a un vasito de yogur, y contamos cada uno como 2 raciones.
- Filete de solla con ensalada = 0 raciones
- 20 gr de pan = 1 ración
- 125 gr de natillas  = 2 raciones (aprox)
c) Los días que va a nadar, tiene que quitarse una unidad de insulina a mediodía, porque el entrenamiento es muy intenso y va sobrado. Además, cuando está en su punto-forma de natación + E.Física en el cole + partidos varios con los amigos, el efecto del deporte le mantiene buenos niveles de glucemia durante días.



Cuando llega el fin de semana, los controles de Dani cambian bastante, puesto que en un niño a quien le influye tanto el nivel de deporte diario, pisar el freno de la forma en que él lo hace supone un cambio radical en su planteamiento de raciones e insulina, que no siempre es fácil de adaptar de un día para otro.
Pero esto.. será el siguiente post
¿Me esperáis unos días?

4 comentarios:

  1. la vida de un niño con diabetes es, honestamente, lo más difícil de ajustar del mundo. y la labor de los padres es digna de premio. Pero lo bueno es que si se busca bien, siempre podemos ver patrones. Ocultos entre ese lio de glucemias, raciones, actividades y aparente anarquía, hay patrones. Y es lo que debemos tener presente siempre como base para el ajuste del tratamiento. Una vez comprobados (por ejemplo, qué pasa con las glucemias cuando se hace este o aquel ejercicio, porque es diferente con cada uno), podemos establecer qué hay que hacer con la dosis previa de insulina (y la posterior, que también es importante). Como bien has indicado, empiezas a conocer patrones. Y vas por el camino correcto. Ánimo. Repito lo que he dicho al comienzo: la labor de unos padres de hijos con diabetes me parece elogiable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón.. Es una cuestión de rutinas, pautas y control basado en el conocimiento. Dentro de poco voy a subir un post de control en el que mostraré la evolución de Dani día a día durante una semana basándome en su actividad, dieta, insulina...etc.. Creo que será interesante verlo, porque nos (me) ayudará a sacar conclusiones.
      Gracias por tu comentario

      Eliminar
  2. Todo esto demuestra que Dani es responsable con sus cosas y que tu te preocupas por saber, conocer los porqués...
    Y ese trabajo que hacéis de forma conjunta os permite que todo vaya bastante bien.
    Yo ya no tengo desgasta por deportes, tan solo mis paseos que son suficientes y aun lucho por saber muchos de esos porqués.
    Estas informaciones que transcribes nos sirven para entender un poco mas todo esto.
    Enhorabuena y gracias

    ResponderEliminar
  3. Una vida ajetreada pero bien planificada

    ResponderEliminar