viernes, 29 de noviembre de 2013

Deporte: sí o sí

No podemos dejar de insistir ; el deporte es -con la insulina y la dieta- el pilar básico para que todas las personas con diabetes consigan el mejor control y gestionen de forma apropiada su diabetes, especialmente para los niños y adolescentes; (Para los mayores también, eh ...aunque ¡ojo! a  muchos diabéticos tipo 2 esta premisa les resulta tan fácil de entender como difícil de adaptar a sus rutinas)
 ¿Por qué debemos hacer deporte? ¿qué beneficios reporta?

Al practicar ejercicio, aumentamos el consumo de combustible por parte de los músculos, quienes necesitan energía para soportar ese gasto. Durante la primera media hora (aproximadamente) los músculos consumen el azúcar que tienen en sus depósitos -el glucógeno- pero una vez agotado, pasan a utilizar la glucosa de la sangre. Si el ejercicio fuese muy intenso o demasiado prolongado, el cuerpo consumiría sus reservas de glucosa en sangre y  pasaríamos a quemar grasas, en cuyo caso podrían aparecer cuerpos cetónicos (acetona) en la sangre; pero esto no es inmediato, ni desde luego el objetivo que debemos buscar.

Beneficios: 

- Disminuimos los niveles de glucemia durante y después del ejercicio
- También se reducen las necesidades insulínicas
- Aumentamos el gasto calórico, con lo que controlamos mejor el peso
- Disminuyen los riesgos cardiovasculares
- Mejora la sensación de bienestar. 

 Pero... ¿Todos los deportes nos ayudan a bajar y estabilizar nuestros niveles de glucemia?

Hay dos tipos de ejercicio:los que se mantienen durante un largo espacio de tiempo (cada sesión) con una intensidad leve o moderada; y aquellos en que la intensidad aumenta mucho, pero el tiempo invertido es menor. Dentro del primer tipo (ejercicio aeróbico) podemos citar deportes como andar, correr, nadar,o montar en bici. En el segundo (ejercicio anaeróbico) : abdominales,  pesas o las carreras cortas a alta velocidad. Mi experiencia como madre de un niño con DMT 1, me lleva a recomendar los , deportes aeróbicos , realizados de forma controlada y diaria, hasta conseguir un punto-forma adaptado a su gasto diario y ajustado a los objetivos que nos marquemos tanto en el aspecto lúdico a nivel deportivo, como  de salud.


Pero, si el ejercicio nos ayuda a bajar la glucosa, ¿Puede producir una hipoglucemia?

Sí, claro que si. Aunque también es frecuente que en casos de ejercicio intenso, mantenido durante un cierto tiempo, se produzca un efecto hiperglucemiante inicial, que se compensa con una bajada de glucosa alrededor de las 2-3 horas después del final. Dani tiende a salir de la piscina con una hiper temporal, que se supera por si misma al poco tiempo. No todos los días pasa, claro, depende mucho de la intensidad del deporte y de la caña que les haya dado el entrenador esa tarde.

La Fundación para la Diabetes, recomienda estas pautas básicas relacionadas con el control de las glucemias durante la práctica deportiva, que yo he resaltado de acuerdo a la forma de actuación que seguimos a diario en casa.
¿Qué deportes son los más recomendables?

A los niños, yo creo, hay que motivarlos para que realicen el deporte que más les gusta, porque en ningún caso van a realizar por iniciativa propia deportes de riesgo, que serían los únicos desaconsejados a una persona con diabetes. La pesca submarina, deportes de motor o paracaidismo, podrían tener consecuencias fatales en caso de una hipoglucemia imprevista. Pero... no hablamos de llegar a este extremo.
En principio, caminar, correr, ciclismo o natación son algunos de los más aconsejables, pero en general todos los deportes aeróbicos producen un gran beneficio.

Bien es cierto que es más fácil cuantificar la insulina y las raciones de HC que le vamos a dar a nuestro hijo, si sabemos que va a nadar 10 largos esa tarde, que si se dedica a jugar al baloncesto (por decir algo), puesto que un día puede correr hasta la extenuación por el campo, y otro -sin embargo- tocarle más banquillo. Y claro, la previsión está hecha igualmente antes de empezar.
Sobre este tema, quiero insistir en otro post dentro de poco, con una entrevista a un profesor de E. Física, acostumbrado a tratar en sus clases con más de un niño diabético.

Un deporte que resulta extremadamente eficaz y que casi todos los niños disfrutan es la cama elástica. A Dani le regalaron una en su cumple (21 de mayo) y la instalaron en casa de los abuelos. Para que os sirva de referencia, os diré que tras una semana de vacaciones allí, pasando el día entre la piscina y los saltos de en la cama; sus necesidades insulínicas habían disminuido de tal forma que estaba con 2-1-1 de rápida y 8 unidades de lantus; (aproximadamente  -ya sabemos que este dato es variable- hoy está con 4-3-3 y 12 de lantus); para que podáis establecer un rango de incidencia os diré que mi hijo toma entre 22 y 25 raciones de HC al día, nada más y nada menos. Si tenéis sitio y os apetece algo divertido que los chicos puedan compartir con sus amigos, pasarlo bien y que además les ayude a controlar la glucemia, os sugiero que probéis éste.
Y es que, ya no está una en edad de ponerse a dar saltos... pero conste que más por prudencia que por ganas. ¡Porque de verdad, esto es un invento fabuloso que nos pone de buen humor y nos beneficia  a cualquiera!



No hay comentarios:

Publicar un comentario