miércoles, 9 de octubre de 2013

¿Existe la rutina?

Aunque puede parecer una pregunta algo inusual, lo cierto es que algunas veces me pregunto si lo que entendemos por "normalidad" es algo real o, o más bien la costumbre de asumir como tal aquellas cosas que no son más que "habituales" aunque de normales tengan poco.

Como muchos sabéis este fin de semana he estado trabajando en Coruña, como fotógrafa de las 2 Jornadas de Blogs de moda y comercio electrónico. Ha sido una experiencia estupenda, a través de la cual he conocido a algunas personas increíbles, que nos mostrarán su apoyo en un post especial que publicaré el Día Internacional de la Diabetes, fecha en la que además se cumple un año de blog; pero para esto aún tenemos que esperar; ¿verdad?

Lo interesante de este tipo de eventos, es descubrir la pluralidad de gente que allí coincide. Yo tuve que marcharme a trabajar aunque mi hijo se quedaba en casa con un dedo esguinzado por una caída en la escalera del comedor escolar;  lo cual nos ha generado una semana de alteración glucémica, mil problemas con las férulas que le habían puesto para inmovilizar la muñeca y el dedo, el aburrimiento, el cansancio de sentirse prisionero de una lesión... en fin; lo que todos sabemos. Además debe seguir bajo de lantus, porque ayer se acostó con 295, (intenté que recuperase con una unidad extra) y pese a eso se ha levantado con 300.

Ayer martes ha retomado lo que pretendemos convertir en su pauta deportiva de este curso: natación un par de días a la semana, caminata o bici otros dos. Ha respondido también alto, a pesar del ejercicio y de no haber tomado suplementos ni antes, ni durante el entrenamiento.

¿A qué se deben estas fluctuaciones cuando se supone que lo estamos haciendo razonablemente bien y que sus rutinas son las mismas de un día para otro?  

¡Cuántas veces me pregunto si estaré interpretando bien las señales al decidir las unidades de insulina, y su dieta, en función de la actividad física  y dejar al margen las alteraciones emocionales que inevitablemente tiene cada día, simplemente porque no se pueden cuantificar!

¿Realmente para nosotros existe la rutina como tal, o nos enfrentamos cada mañana a una nueva aventura?







No hay comentarios:

Publicar un comentario