jueves, 30 de mayo de 2013

Días buenos, regulares y malos...

Una de las cosas que más nos inquieta a los padres de niños con diabetes, son las oscilaciones de glucemia que, sin causa aparente, los obligan a vivir en una especie de montaña rusa, capaz de pasar de 250 a 40 mg/dl sin  que podamos hacer nada para evitarlo.

Ayer yo tuve un día rarísimo. Parece que se conjuraron ante mi todas las calamidades que podían pasar: problemas en el trabajo,accidente casero y brote de viriasis que ha afectado a Dani. Con lo que, llegó un momento en que sólo tenía ganas de que el día terminase y se pusiese fin a una jornada que había empezado mal, y fue a peor minuto a  minuto.

Cuando el día se tuerce desde primera hora, resulta complicado enderezarlo. Unas veces porque nuestro ánimo va paralelo a las circunstancias y por tanto, no resulta fácil dar un cambio de actitud ante los problemas, y otra (no menos importante) porque siempre he pensado que hay días en que la vida se empeña en llevarnos cuesta abajo sí o sí.

Y cuando estamos inmersos en situaciones personales que nos absorben, plantear las pequeñas afectaciones que le pueden surgir a los chicos, se convierte en un mundo... porque a fin de cuentas somos personas como cualquiera, con derecho a sentirnos frustrados, agotados y por supuesto apáticos.

El otro día, alguien me vendió el hecho de "haberse portado bien conmigo" cuando mi hijo se puso enfermo. Me pareció -no sólo una falta de categoría personal indiscutible- sino además, una crueldad  tan incomprensible que llevaré grabado ese comentario el resto de mis días en la cabeza y el corazón.

No sólo pienso que hay que saber comportarse, como adultos que somos, sino que no puedo imaginar a nadie con dos dedos de frente utilizando a los hijos de otros, para vender un supuesto favor, (que igual tampoco es para tanto... pero aunque lo fuese). Si haces algo, hazlo.. y no comercies con ello. Pero si lo vas a vender... ¡Que sea desde el principio! deja las cosas claras y no  aproveches que con el tiempo están las barreras bajadas para entrar a matar.

No dejan de sorprenderme actitudes como esta, que jamás podré entender, compartir ni suscribir, pero que -lamentablemente- están irracionalmente extendidas.

Creo que todos los que hemos afrontado cosas así en la vida, sabemos que a corto o medio plazo pasan factura, de una u otra forma (ansiedad, depresión, agotamiento mental, o simple desgaste en el trato), pero creo que pese a eso no debemos permitirnos arrastrar este lastre más tiempo del estrictamente imprescindible.  Si somos capaces de liberarnos de una carga que pretenden ponernos encima, y que debemos considerar nuestra.. llegaremos  antes y con mucha más energía a nuestras pequeñas metas diarias.

Así me siento hoy, a diferencia de como me sentía ayer: 
Vital, enérgica, activa e impermeable a aquellas cosas que no quiero tener en mi vida.
Quizá otro día llore (como lo hice ayer), pero hoy me queda disfrutar del día de primavera, sin permitir que la lluvia de hoy me amargue el sol que seguro saldrá mañana...

 


4 comentarios:

  1. ¡Hola Ana! Qué bien volverte a leer, es un placer.

    Qué alivio cuando leo estas palabras, porque a veces parece que no, no nos podemos quejar, no tenemos derecho a derrumbarnos, por vergüenza, miedo... No sé explicarlo pero como bien dices somos humanos y, por supuesto que lo podemos hacer pero a veces necesitamos que nos lo recuerden.

    Y sí, hija, por desgarcia personas como esas hay muchas y otras tantas que ya no es que te echen en cara que te han ayudado sino que directamente ni lo hacen, una pena, pero yo cada vez noto el ambiente más enrarecido la gente más extraña, no sé qué pasa. Pero, a veces, en medio de todas esas desilusiones aparece gente que merece la pena y una de ellas, no lo dudes, eres tú. A mi siempre me lo has demostrado.

    Abrazo enorme,

    Montse

    ResponderEliminar
  2. oleeeee, DISFRUTA DEL DIA, y x su ouesto segun q comentarios de la gente ni merecen volver a recordarlos, x eso mismo porq no merecen. (Maite)

    ResponderEliminar
  3. Hace poco que le diagnosticaron diabetes infantil a mi hijo pequeño y fue uno de esos días malos que no sabes como afrontar, no sé si por miedo, ignoráncia, impotencia... Siempre me han dado bastante cosa las agujas... está siendo todo un reto esto de aprender a administrarle insulina, hacer el control de los niveles de azucar... bff no os podeis imaginar!!! Estos días he estado leyendo esta guía: Tengo Diabetes pero agradeceria que me recomendarais mas libros o manuales para "principiantes". muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, verás es difícil recomendar bibliografía porque probablemente en este momento todo el mundo te esté aportando datos de diferente procedencia y tendrás la cabeza como un bombo.
      Lo único cierto es que, SÍ podemos imaginarnos todo lo que nos comentas, porque nuestros hijos -y por tanto nosotras mismas- hemos pasado por lo mismo y estamos en el mismo barco que tu. No dudes en contactarnos de forma más directa a través de la educadora si quieres un trato más personalizado y concreto. Ella es una estupenda profesional y es un servicio gratuito.

      DE todas formas, entre tanto, puedes mirar la web de la Sociedad española de diabetes, donde te enlazan con una serie de guías fundamentales sobre el tema.

      http://www.sediabetes.org/apartado.asp?seccion=7&apartado=31&idRegistro=549

      Un abrazo ... y ya sabes que quedamos a tu disposición.

      Eliminar