lunes, 15 de abril de 2013

GENTE REAL 1.- Pablo



Este chico de 14 años que estudia  3º de la ESO es nuestro vecino de edificio. Compartimos jardín desde hace años y tardes de juegos  bajo los soportales, pero… a pesar de eso, y de conocernos de siempre, sólo supimos que tenía diabetes tras el debut de Dani, cuando estábamos buscando apoyo y conocimiento de otros padres,  entre todos los nombres posibles, salió el suyo.
Pablo es alguien que siempre ha destacado por su interés por el deporte. Era un niño muy pequeño cuando lo veíamos tarde tras tarde jugar al balón en el patio cubierto de casa. Siempre nos sorprendió mucho la voluntad inquebrantable y la tenacidad de un crío que estaba empeñado en entrenar y mejorar día tras día.
Cuando su hermano Mario fue creciendo, se convirtió en su compañero, y así… las tardes de entrenamiento pasaron a ser –imagino- mucho más divertidas, y doblemente intensas. En alguna ocasión Dani quiso incorporarse a sus partidillos….pero claro, él es la antítesis de Pablo, poco disciplinado en ese sentido, y falto de motivación para el deporte.
Desde hace años, Pablo juega en el equipo cadete del Ourense F.C, en liga  gallega.

Cuéntanos Pablo, como fue tu debut,  y a qué edad?
Debuté con 10 años, iba en 5º de Primaria. De una manera muy rara para nosotros,  porque nadie en mi casa sabía nada de nada de diabetes. De repente, empecé a sentir mucho cansancio durante los entrenamientos, comía de forma exagerada... ¡Me podía comer 3 platos de espaguetis, y estaba en los huesos! además bebía tanto que me tenía que levantar de noche  sólo para eso. Llegué a tener muchos problemas con este tema. Así que me llevaron a una consulta en el PAC y la doctora al ver los síntomas, reunió a mis padres, mientras esperaba el resultado de la glucemia, para anticiparles que tenía diabetes.

¿En qué  medida cambiaron tus rutinas antes y después de conocer que tenías diabetes?
Básicamente en nada. En aquel momento no era muy consciente de lo que me estaba pasando y por tanto no sabía lo que se me venía encima. Vuelvo a decir que en mi casa no sabíamos nada de diabetes hasta entonces.  Pero... desde el primer momento me dejaron claras dos cosas.
1) Con diabetes se puede hacer vida normal
2) El deporte ayuda a controlar y mejorar la glucemia.

Así que,  al oir esto, me tranquilicé... y perdí el miedo.

¿Cuándo te informaron de la importancia del deporte para el control de la glucemia, qué sentiste? ¿Te planteaste incrementar tu nivel de ejercicio o simplemente adaptar la insulina y la ingesta de raciones a lo que ya hacías habitualmente?

Cuando me dijeron lo importante que era el deporte para controlar la glucemia,  supe que tenía mi tabla de salvación. Porque, a fin de cuentas yo siempre había hecho deporte, simplemente porque me gusta ,  así que... si dependía de mi actividad física el mejorar el control de mis niveles de azúcar, no iba a cambiar para nada mi rutina.
Tuve que aprender a comer por raciones, eso sí, pero tampoco fue un problema porque yo lo quemo todo. Así que, salvo por el tema de la insulina que fue la "novedad" en mi caso, todo lo demás era igual que antes. Deporte....mucho como siempre; alimentación......variada y equilibrada como siempre también.

Una persona que juega al fútbol de manera regular, como tú, en un equipo federado y que requiere un entrenamiento específico, ¿ Qué pautas sigue en su rutina diaria?...Por ejemplo. Te levantas… y desayunas qué?... cuantas raciones?... ¿cómo es un día cualquiera en tu vida?
Básicamente hago siempre lo mismo. Me levanto y desayuno... unas 6 raciones. Voy al colegio andando, y estoy en clase como cualquiera. En el recreo me mido la glucemia y me tomo un bocata (porque a continuación voy a jugar al fútbol), vuelvo a entrar en clase. A mediodía  como en el  colegio, exactamente lo mismo que los demás, pero dosificado en función de las raciones que necesito cada día. Yo ya tengo autonomía para  saber cuanto es una ración de determinados alimentos a simple vista, pero... si tengo dudas, lo peso y listo.  Al terminar las clases me voy para casa, también andando. Sobre las 4 me tomo una pieza de fruta y me voy -andando- al entrenamiento (3 días por semana, los otros .....hago deporte por mi cuenta, juego al tenis, o al fútbol sala), entreno 2 horas, y me vuelvo a casa, a hacer los deberes, cenar... etc.
Llevo una vida activa, eso es cierto. Mi nivel de consola es de......2 ó 3 horas... al mes!
Pablo (izquierda) y Dani (derecha) dos estilos de vivir con diabetes, que han conseguido un equilibrio estupendo.

¿Qué llevas en tu bolso normalmente?  ¿qué tipo de suplementos utilizas? 

Siempre llevo un zumo, y un paquete de galletas. Eso va conmigo a todas partes, luego -además- un bocata para los recreos, cuando voy al colegio.

¿Tus compañeros del equipo, entienden lo que es la diabetes? ¿Te has sentido diferente por tener que seguir rutinas que los demás no tienen?
Cuando salí del Hospital, y me reincorporé a las rutinas de siempre, sí que me daba cuenta de que mis compañeros de equipo flipaban cuando me veían hacerme una glucemia en el vestuario... porque claro, allí nadie sabía nada del tema hasta que aparecí yo. Fue una etapa corta, ahora ya no se inmutan. Llevamos haciendo lo mismo mucho tiempo y nos conocemos de sobra así que, no se sorprenden de nada. Si estamos jugando y yo voy a tomarme una bebida isotónica en el descanso... lo más probable es que ellos estén haciendo lo mismo, así que no ven ninguna diferencia. Ellos también comen mucho porque el gasto energético es el mismo para todos, y cuando se hace deporte se necesita comer a menudo. Nunca me he sentido diferente a los demás, porque no lo soy.

¿Has tenido problemas de aceptación de la enfermedad? ¿En qué medida tu familia y amigos han sido importantes en este proceso de normalización de tu vida?
Durante el debut no. Porque ya digo que no era consciente de lo que me pasaba, y las cosas que me habían dicho eran asumibles: deporte......vale! comida equilibrada......genial; insulina......bueno! No me supuso un problema de aceptación. 
Con el tiempo, cuando te vas dando cuenta realmente de algunas esclavitudes que tiene la diabetes, te preguntas por qué a mi??... pero al rato siguiente, no te queda más remedio que tranquilizarte, aceptarlo y asumir la realidad.

Mi familia en todo momento ha llevado las cosas con tranquilidad, ha tratado de evitar agobios en todo momento porque no les parecía que llevasen a ningún sitio. Es cierto que al ser tan aficionados al deporte, sabíamos que el control iba a ser un poco más fácil porque teníamos la excusa perfecta para hacer algo que siempre habíamos hecho simplemente por placer. 


En plena adolescencia, los cambios hormonales  afectan a todos los chicos  de una u otra forma. ¿Tus niveles de glucemia se alteran de forma especial? Te pongo un ejemplo: imagínate que ganáis un campeonato de fútbol. Tu cuerpo, como cualquiera, empezará a producir adrenalina por la excitación y la alegría (es inevitable, nos pasa a todos)….pero a ti, eso… ¿te produce hiperglucemias?  ¿Qué haces para controlarlo?
Si, tengo subidones de glucemia en momentos puntuales que yo sé a que se deben. Por ejemplo...cuando tengo un examen de alguna materia en la que ando así así... buff... ese día me levanto altísimo. O cuando -días después- me van a dar la nota.... ¡Otra vez! Pero sé que se deben a una reacción normal y que al rato voy a estar bien otra vez

No puedo controlarlo, porque.....¡Si ganamos un campeonato me voy a emocionar y a alegrar, así que... prefiero ganar aunque esté un poco más alto que de costumbre! ya compensaré luego.
A veces también estoy en 400 sin saber por qué, he hecho el mismo deporte de siempre, he tomado mis raciones equilibradas, y sin embargo... disparado, en esos momentos me enfado, tiro el glucómetro en la cama sin entender nada y me pillo una pataleta. Mi padre en esos momentos, me deja tranquilo un rato, para reflexionar... y al cabo de poco tiempo no me queda otra más que aceptarlo, y afrontarlo sin darle más importancia. Con la normalidad que requieren estas variaciones incomprensibles.

Cuando viajáis por ahí, ¿respetas tus horarios de comida e insulina…? Porque no siempre los partidos serán a la misma hora, supongo… y eso puede suponer algún problema a la hora de mantener tus rutinas, ¿no?

Trato de organizarme de forma que me permita viajar con el equipo y mantener mis pautas. Por ejemplo, yo como a las 2, pero... en ocasiones a esa hora estamos de camino hacia algún lugar en el que vamos a jugar Lo que significa que tenemos previsto comer a las 3 ¿verdad? pues nada.. a la hora de siempre me hago la glucemia y valoro si debo tomarme un pequeño suplemento o no... A la media hora, la repito...sin problema, y llegados al lugar  me pongo la insulina correspondiente y como, en función de los valores que he tenido en las últimas mediciones. Tampoco hay que obsesionarse tanto por un pequeño retraso en un momento dado.

¿Observas alteración de las glucemias cuando termina la liga y el entrenamiento no es tan constante? ¿haces otros deportes alternativos para compensar..?

Nooooo...¡Qué vaaaa! porque a mi me gusta muchísimo el deporte, así que cuando termina la liga y no tenemos entrenamientos regulares, yo me dedico a practicar otros deportes que también me gustan (que son todos, por cierto),así que nunca estoy inactivo. Al contrario, en verano me muevo mucho más.
 ¿Qué planes tienes de cara al futuro? ¿Cuáles son tus sueños…? ¿A dónde te gustaría llegar en el terreno deportivo o profesional?

Me gustaría ser futbolista profesional, aunque también sé que esto es muy difícil, porque hay mucha gente que despunta en el deporte, pero... ¡Mi sueño es llegar a un equipo profesional! No creo que la diabetes sea un problema en ese sentido si se lleva con rutinas y con conocimiento de la situación. No debería interferir para nada en este sentido.

Y finalmente…. Aunque la diabetes haya cambiado una parte de tu vida… ¿Te consideras una persona feliz?

Clarooo... como cualquier chico de mi edad... 

Pablo, con su equipo en la foto oficial de este año






¿Se puede tener la cabeza mejor amueblada con sólo 14 años?... 

Pablo es una referencia para muchos chicos que quieren hacer deporte y que deben vencer el miedo a una disciplina como la que requiere el deporte a este y otros niveles. Pero......amigos...... ya sabéis: Si él puede..¡Vosotros también!



11 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrevista. Creo que más claro no puede quedar: ante todo, normalidad. Gracias Pablo, por tu aportación (y a tí, Ana, por la idea). V. Canosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria,
      Pablo es un chico con muchísimos valores de los que debemos aprender. Nunca se ha dejado agobiar (a pesar de sus momentos puntuales, como tiene todo el mundo) y así le va..
      Un besote

      Eliminar
  2. Me encanta este chico es un ejemplo a seguir para otros chicos aun no teniendo diabetes¡¡¡¡¡ Ana una entrevista fabulosa enhorabuena¡¡¡ F N 2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejemplo en muchísimos sentidos porque es muy equilibrado, con lo que esa capacidad para minimizar las cosas lo llevará allá donde quiera ir, sin ningún problema añadido.

      ES un crack, Loli..

      Eliminar
  3. Me ha encantado Ana
    siempre me encanta leer sobre niñ@s mayores q marta ( mi peke) y que la vida les va fenomenal
    Gracias
    elisa recio

    ResponderEliminar
  4. Marta Blanco Escalona
    Lo he leido y me ha encantado.Increible lo bien amueblada que tiene este chico la cabeza con tan solo 14 años!Ojala consiga ese sueño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también se lo deseo, que consiga su sueño de ser jugador profesional, y todos los que pueda llegar a tener en el futuro.

      Eliminar
  5. Marta Azulísima
    Qué buena entrevista, me gustó lo de tirar el glucómetro cuando sale "un subidón ajeno" y después volver a reconciliarte con él... y la buena onda que transmite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no ha tenido ganas de hacerlo alguna vez?
      La diferencia está en que ellos lo admiten con naturalidad, a sabiendas de que, al momento siguiente deben convivir con él como si no hubiese pasado nada.

      ¡Qué lecciones de coraje y equilibrio nos dan a veces los chicos, eh...!

      Eliminar
  6. ¡Olé por Pablo!

    Es fantástica su actitud frente a la diabetes, me ha dado una lección y como bien decís, sólo con 14 años, ojalá me pudiese tomar las cosas tan bien como él... En fin se intentará, ¿no?

    Un abrazo para este chico y para tí Ana que eres una caja de sorpresas (casualidad que en tu propio edificio viva Pablo, cómo es la vida, ¿verdad?) siempre aportas cosa nuevas al blog.

    ¡Ah! Y qué guapetones los dos.

    Montse

    ResponderEliminar
  7. me a ayudado mucho porque yo con un año menos que el tambien la sufro y es un poco duro.

    ResponderEliminar