domingo, 10 de marzo de 2013

Me caen bien las enfermeras...


Cuando ingresaron a Dani, el médico nos dijo inmediatamente que el tiempo medio que los pacientes en debut solían pasar en esa etapa iba de 10 a 15 días.
¡Se nos cayó el mundo encima..! ¿Dos larguísimas semanas allí metidos? Viviendo entre las paredes de aquella planta, la idea  parecía desoladora.

Pero, claro... ahora se ven las cosas con cierta perspectiva y -más allá de la noticia- lo cierto es que en aquel tiempo tuvimos oportunidad de conocer a gente estupenda, profesional y encantadora.

Médicos y personal de pediatría se volcaban con los niños, desde luego... pero lo más reseñable, y lo que sigo recordando con más cariño, es el trato tan delicado y cuidadoso que ellas tenían con los críos. En la UCI, por contaros algo, había un pequeño bebé de 4 meses (Vicente) que había nacido con una cardiopatía y mil problemas... un pequeño gran luchador, sin duda. Me asombraba la rapidez y disponibilidad de aquellas mujeres que ante el menor atisbo de tos, o de flema en el enano, corrían inmediatamente a su camita, lo atendían con esmero, y hasta lo cogían en brazos ¡Para cantarle canciones! si el niño se ponía nervioso y necesitaban tranquilizarlo.

Me sentí reconfortada al ver que, algunas veces, la condición humana antepone en sentido común a lo demás, y el cariño a las obligaciones.

 No fueron las únicas. 
Otra persona que conocimos entonces, y que aún hoy sigue siendo una amiga y un referente es Chus.

Ella es la nutricionista de los críos. Atiende a los gorditos, como ella dice, a los que tienen intolerancias de cualquier tipo, elabora los menús de los peques con diabetes, y se lleva a su casa lo que no puede hacer en su despacho. He de decir, que me ha contado hace poco, que  ha cambiado el teléfono para tener whatsap y poder contactar con unos y otros a cualquier hora... ¡A mi estas cosas, francamente me pasman!
Chus ha pasado casi toda su vida laboral en la UCI de Neonatos... ¡Lo que puede haber visto esta mujer allí, no lo quiero imaginar! Y ahora está en gastro, atendiendo a otros muchos que también necesitan su ayuda y su cariño.
Como debe parecerle poco lo que hace, dentro de unas semanas se marcha a Madrid, al Ramón y Cajal, a hacer un curso con endocrinos y educadoras diabetológicas, para saber más, atender mejor, y ayudar de forma más cualificada.

¡Lo dicho...... increíble!

De Merche, ¿Qué falta por decir a estas alturas? 
Ella define a los pacientes como SUS niños, y lo más curioso es que los trata como si así fueran. En ocasiones, se ha llevado a alguno  A PASAR EL FIN DE SEMANA a su casa, simplemente para enseñarle de forma cercana como llevar un control apropiado... o para ver sin interferencias como los niños interpretaban las órdenes dadas por su médico o por ella misma.
Hace un par de meses, (antes de entrar a trabajar) se vino a mi casa a intentar sacarle sangre a Dani porque teníamos que hacerle una analítica y naturalmente mi hijo estaba histérico.
Hora y media después de batallar con él... se fue a su unidad a empezar la jornada de trabajo habitual. Pero esto le supuso llegar a mi casa una hora antes de ir al Hospital, o lo que es lo mismo... levantarse 2 antes de lo que hace habitualmente.

Una se pregunta por qué alguna gente hace estas cosas, a cambio de NADA!  y otras personas son imposibles de motivar.

En mi última visita al Materno Infantil, me encontré con ooooootra enfermera especial. Una chica a punto de terminar la carrera que estaba en prácticas en la unidad de Gastro, con Chus. En cuanto conoció el proyecto de la diabetes que estamos sacando adelante, nos animó a ponerlo en la Escuela de Enfermería, y a difundirlo como fuera, porque -según ella- los enfermeros se van a incorporar SEGURO!

Así que. Si tenemos más apoyos que zancadillas, y más amigos que gente tóxica alrededor...

¿Merece la pena disgustarse porque algunas no quieran incorporarse a las iniciativas que se hacen con cariño y dedicación,a pesar de que puedan salir beneficiadas de ellas?

A que no......Pues eso!


11 comentarios:

  1. Pues eso!
    Tú a lo tuyo, a seguir difundiendo y repartiendo tus experiencias con todos que a muchos les será de gran utilidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esthercita, entre todos es más fácil salir adelante, tu lo sabes perfectamente, ¿verdad?

      Besos

      Eliminar
  2. Efectivamente, las buenas ideas se llevan a cabo gracias a centrarnos en la gente positiva que las rodea; no importa la cantidad, sino la calidad de las aportaciones. V. Canosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria.
      Siempre tan positiva... ¡qué suerte encontrar a gente como tu!

      Eliminar
  3. Ana, has topado con unas personas maravillosas, cosa que hace más llevadero todo... ¡Qué suerte! Por desgracia no siempre es así... Pero como bien dice Victoria, con que haya una, mercerá la pena todo.
    Un fuerte abrazo,
    Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé Montse, hemos tenido mucha suerte pero... lo cierto es que ha sido así; tal cual lo contamos. Por eso creo que merecen nuestro reconocimiento y respeto. Por todo el cariño que nos regalan y ese trabajo incansable que hacen por y para los enfermos.

      Besito

      Eliminar
  4. Gracias Ana en nombre de todas las enfermeras y en el mío propio.
    A la mayoría nos gusta y estamos orgullosas de nuestro trabajo y nos satisface que los pacientes y familias se queden contentos con nuestros cuidados.
    Merche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Merche.
      A vosotras, por ser como sois...

      Eliminar
  5. Si pudiese escribir también como lo haces tú, suscribiría punto por punto lo que acabas de plasmar en esta entrada del Blog. Si algo positivo encontramos tras el debut de Alex fue la calidad humana que nos topamos tanto en la UCI pediátrica como en la tercera planta del Materno- Infantil de Ourense. Todos nos hicieron mas soportable la estancia, hasta tal punto que Alex disfrutaba de la compañía de aquellas personas con ropas blancas que al principio le asustaban y lo hacían llorar, convirtiendo toda la planta en su lugar de recreo, paseo y aventuras. Permíteme eso si, hacer una mención muy especial a CHUS (si, así en mayúsculas!!!), una verdadera “ángel de la guarda” para nosotros y en especial para Alex. Solo dos palabras (como diría el insigne Jesulín) IM-PRESIONANTE. Para todos/as eses Profesionales nuestro mas que merecido reconocimiento. Para ti Ana, persona a la que admiro por sacar tiempo para llevar el blog, trabajar, cuidar la familia (en especial a Dani…)….Bufff !!!, nuestro apoyo incondicional para lo que necesites y podamos ayudarte. Como bien anuncias en la jornada de sensibilización : Si necesitas una mano…, recuerda aquí no tienes dos, tienes ocho. Un beso. Alex, Brais, Manoli y Edu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando deje de llorar por la emoción... os contestaré con calma en un post.

      Un beso enorme familia, de cariño y amistad.

      P.D. Me encantaría quedar con vosotros y hacerle unas fotos a esa family, que nos sirvan para poner de manifiesto que somos gente real, con vidas reales, y emociones ciertas.

      ¿Qué opináis?

      Eliminar
    2. Que decirte.... El simple hecho de quedar, charlar, reir... con gente con inquietudes similares a las de uno mismo ya es en si mismo un acicate y una bendición en los tiempos que corren. Quedar además con una persona como tu... Eso no tiene precio (que diria la publicida de mastercard - jejeje). POr supuesto que quedaremos para poder compartir una buena parrafada delante de un cafecito rico rico. Bueno... eso si deja el terremoto de Alex que no para ni un segundo y lo de dejarnos estar sentados es pura utopia...(de hecho nos turnamos para tenerlo controlado y no monte una buena...)Un BEEESSOOO enorme. Hablamos. The Alex Family.

      Eliminar