viernes, 8 de marzo de 2013

Algunas veces llueve sobre mojado.

A lo largo de mi vida creo que siempre he tratado de hacer las cosas lo mejor que podido -o sabido- en función de las circunstancias. Ello no impide, naturalmente, que me haya equivocado en multitud de ocasiones, (y las que me quedan... por desgracia).

Pese a eso creo que nunca he dejado de luchar, ni me caracterizo por bajar los brazos. Sigo adelante contra viento y marea, aunque la adversidad y las circunstancias se pongan en mi contra. Cosa que pasa con frecuencia por razones tan absurdas, como los malentendidos -derivados de la falta de interés en dialogar- o , lo que me preocupa más, por resquemores personales, que jamás entenderé cuando se llevan a terrenos que deberían hacer prevalecer lo colectivo frente a lo personal.

Pero... la sociedad actual es así.

Hoy he amanecido con una noticia que no esperaba, ni deseaba. Me hubiese gustado compartir algunos proyectos futuros con aquellas personas para quienes están pensados y que, por otra parte, están más cerca de mi... pero esto no siempre es posible, y en ocasiones nos vemos como Don Quijote, luchando contra molinos.

Lo que más me disgusta es que, estoy convencida de que más tarde o más temprano todo esto se convierte en un reproche y lo que deberían ser proyectos plurales y abiertos que apoyen a los demás y de los cuales se beneficie la comunidad, terminan por ser un saco de resquemor entre unos y otros.

Pero jamás me he dejado paralizar por estas cosas, aunque me disgustan profundamente. Siempre suelo reaccionar de la misma forma:
Con más y mejores acciones. Más elaboradas, más trabajadas, más extensas y desde luego más profesionales.

Podría pensar...... 

-Pero vamos a ver... ¿Tu tienes las necesidades cubiertas?; Sí... pues los demás que se busquen la vida...

Pero yo no soy así.
Pienso.... 

-¿Alguien rechaza la mano tendida?...... Sus razones tendrá. Sólo hay que ofrecérsela una vez y otra y otra.. por si en alguna ocasión necesita un cabo al que asirse.

Esa es mi política, frustrante, y dolorosa en ocasiones, pero ¡La mía, qué le voy a hacer!

Hoy es el día Internacional de la Mujer (antes era ... de la mujer trabajadora, ¿os acordáis?) y  .....¿cómo voy a celebrarlo yo?
Como dice el Tercer Mandamiento: Santificarás las Fiestas!

Así que yo, en honor de todo esto: Me voy a trabajar.


1 comentario:

  1. Me quedo con ésto:
    "-¿Alguien rechaza la mano tendida?...... Sus razones tendrá. Sólo hay que ofrecérsela una vez y otra y otra.. por si en alguna ocasión necesita un cabo al que asirse."

    ResponderEliminar