miércoles, 30 de enero de 2013

Podría ser cualquiera.


Esta mañana he tenido que visitar la unidad de pediatría, en la ingresaron a Dani cuando debutó para hablar con su médico de cosas rutinarias. Siempre  me resulta nostálgico entrar allí, porque se me vienen a la cabeza mucho momentos vividos entre aquellas paredes... aunque también reconforta encontrarte con el personal médico y las enfermeras que nos regalaron tanto cariño y dedicación en su momento.

Pero hoy ha sido diferente, porque  la casualidad hizo que conociese a un precioso bebé de 22 meses recién debutado;  Álex.

Su madre y yo coincidimos en el pasillo, y el médico nos presentó. Al instante supe perfectamente lo que estaba pasando por su cabeza. Que entendía su aparente  coraje y que aquella fuerza que trataba de sacar, provenía del amor incondicional que tenía hacia su hijo, más que de las ganas que de batallar. Aquel enano precioso que correteaba en pijama de un lado para otro, con una gasita en la mano que le servía de arrullo, y el chupete en la boca, era la viva imagen de un niño sano y fuerte... como tantos, cuyo único problema hasta entonces había sido provocado por el gargantazo de turno.
En el fuero interno de esa nueva familia debutante, ninguno entendía el por qué de aquella situación...

Es desolador digerir la noticia. Para un padre no hay nada peor que el diagnóstico de una enfermedad crónica a un hijo, por el que nos cambiaríamos sin dudarlo, desde el primer momento. Pero sobre todo, resulta tremendamente doloroso, mirarles a los ojos y asumir que deben vivir con una realidad que les ha escogido.. y que por supuesto no merecen: ni ellos, ni nosotros.

En este momento inicial, probablemente se agolpen en la cabeza de esa madre, mil preguntas sin respuesta, que sólo serán el principio de las infinitas que llegarán después. Cuando Álex se estabilice, y llegue a casa, toda esta rutina que ahora afrontan bajo la supervisión del personal de planta, habrán de llevarla a cabo ellos solos, y eso da miedo...y genera inseguridad. ¿No nos pasa a todos, con frecuencia? 

Me hubiese gustado no tener que dedicarle un post a este pequeño tan dulce como cariñoso, pero... una cosa son mis deseos y otras las realidades con las que me encuentro. Así que, desde aquí lo único que podemos hacer es enviarle a esa familia nuestro abrazo más grande de apoyo y comprensión... y ofrecerles lo único que tenemos de sobra para compartir entre todos; empatía.

Un beso enorme de cariño y amistad Manoli.... o mil.



10 comentarios:

  1. Preciosas palabras hacia esa familia . Es verdad lo que dices Ana Skette cuando te marchas a casa y eres tu quien tiene que controlar todo para que tu hijo no entre en un coma diabetico ,te llenas de miedo . A mi me ocurrio que me acostaba con mi hijo x que solo escuchando su respiracion me quedaba tranquila Pero esto pasa ,bien lo sabeis todos y cada vez nos volvemos mas seguros y batallando y equivocandonos y corrigiendo nuestros errores ,conseguimos que esta maldita enfermedad ,sea al menos controlada . Decirle a esta familia que el chaparron del principio pronto pasara y veran como va mejorando su pequeño . Muchos animos y fuerza de mi parte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario recibido a través de FB-

      Gracias Pili Rivero. Sólo los que pasamos por ese momento sabemos lo importante que es tener apoyos para salir adelante.

      Eliminar
  2. Pues sí, un abarzo muy fuerte!!!!

    MOntse Lora Vera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, todos los que hemos pasado por eso sabemos lo duro que resulta a vece el camino...

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo Ana ,apoyo y fuerza son las dos palabras adecuadas .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y afecto para reconfortar a las familias...
      Gracias por tu comentario

      Eliminar
  4. Ana, mi enhorabuena por el apoyo que aportais a las familias con este blog.
    El apoyo social percibido suele ser una variable muy importante a la hora de afrontar adecuadamente cuestiones vitales. Y no hay nada más vital que la salud de un hijo.
    Un saludo de Victoria Canosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria,
      Tu opinión siempre es referencial, y un aporte extra de energía para seguir trabajando en beneficio de todos.

      Nos vemos el lunes.

      Eliminar
  5. Hola Ana, despues de llevar leyéndote un monton de dias me encontré con esta entrada. Estoy en un receso del trabajo y tengo delante a compañeros perolos ojos se me han inundado. Cierto que Alex es un niño precioso, cariñoso a mas no poder pero sobre todo es un terremoto!!!!. Si, soy su padre por ello todo lo que diga sobre elsera poco...
    Ahora que llevamos un mes en casa seguimos teniendo dudas, inseguridad... agravadas por el hecho de ser un bebe que no habla y nos hace ver su bien estar o malestar por gestos (ufff...) pero como bien dices tu hay que mirar adelante. En cuanto pueda te llamaremos y quedaremos para tomar un cafe y hablar nos facilitó tu telf Chus (que gran mujer!!!) En fin Un abrazo muy fuerte de mi, de Alex y de Manoli. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh....
      Me ha sorprendido ahora mismo encontrarme contigo y leer tu respuesta. Deseo de todo corazón que estéis llevando este momento lo mejor posible, y que Álex, Manoli y tu seáis capaces de sobreponeros a estos miedos e inseguridades que todos tenemos.

      Por favor, no dudes en llamarme. Vamos a iniciar una campaña de educación diabetológica, y nos gustaría que os sintiérais apoyados y representados entre nosotros.

      Un beso enorme de cariño y amistad.

      Ana

      Eliminar