jueves, 24 de enero de 2013

No pasa nada?


En este tiempo que llevamos conviviendo con la tía Betty, he descubierto -con asombro- que una de las opiniones más generalizadas  que existen alrededor de la enfermedad es aquello de que......por tener diabetes 

¡No pasa nada!

No puedo dejar de sorprenderme ante ese comentario, puesto que -aún siendo sólo por una cuestión de sensibilidad hacia pacientes y familias- yo no me atrevería siquiera a pensarlo (mucho menos a decirlo en voz alta).

Cuando los hijos de otras personas, han padecido una simple viriasis que les provoca fiebre alta y malestar... siempre he notado la solidaridad y comprensión de  las personas que los rodean. Efectivamente la sintomatología de los problemas de garganta suele ser muy aparatosa, y los críos frecuentemente están hechos polvo durante unos días. Pero lo cierto es que, este tipo de cosas son absolutamente normales, y -en general- no revisten mayor gravedad que el malestar circunstancial;  que siempre se soluciona a los pocos días, afortunadamente, debo añadir.
Con la diabetes no pasa eso. Por lo visto, tener una enfermedad crónica  que requiere unos cuidados tan continuos como ineludibles, es algo irrelevante para algunas personas, porque..... esta es otra... no es una cosa grave que ponga en peligro sus vidas (juro que esta afirmación la he escuchado yo).


Hace un tiempo, apenas un mes después de que mi hijo recibiese el alta médica,  una persona que me había encargado la realización de un trabajo me recriminó la tardanza en la entrega, basándose en que... si bien entendía que lo importante para mi era la salud de mi hijo, para ella lo eran en igual medida las fotografías de los suyos. Aún habiéndole dicho con anterioridad que no iba a cobrarle el reportaje, sino sólo el álbum y el diseño de proyecto, y que le regalaría todo el material, me soltó con una frialdad que me dejó cortada,   la siguiente afirmación:

- Tu hijo está yendo al colegio y haciendo vida aparentemente normal...

Por supuesto, esa "normalidad" era la misma que mantiene en  la actualidad; controles de glucemia permanentes, visitas a la psicóloga o al endocrino, charlas diarias con su educadora para organizar sus rutinas y sus pautas... en fin, que ese "no pasar nada" ha supuesto que durante este año nuevo año yo haya suspendido la práctica totalidad de mi trabajo relacionado con la fotografía para centrarme exclusivamente en la diabetes y en él.
Supongo que no es fácil de entender para una persona ajena a nosotros, que las noches de insomnio llevan a continuación días de cansancio. Y que un buen control de la diabetes, conlleva un esfuerzo constante  que supone un proceso de aprendizaje permanente y un esfuerzo global por parte de todos.

Yo me considero una persona racional y medianamente equilibrada, y hago lo posible por no magnificar las cosas que nos pasan pero..... ¿realmente no pasa nada?




10 comentarios:

  1. Tienes toda la razón ese "no pasa nada" es un pasa nada encomillado es un "nopasa nada" condicionado, es un pasa nada hasta que lo padece mi hijo o mi esposa o yo mismo, es un "no pasa nada hipócrita por que no pasa nada hasta que la diabetes te perjudica la vista, provocando una retinopatía diabética, o fastidiando un riñón o la circulación, provocando una Neuropatía Diabética con la consiguiente perdida de extremidades pero claro "no pasa nada".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Miguel.
      Efectivamente, como me decían ayer... no pasa nada hasta que te pasa a ti.

      Abrazo

      Eliminar
  2. Ana, cuánta razón! Yo ya estoy hasta las narices, hasta me pasa con mi hermana, le resta importancia y luego su hijo coge como bien dices un resfriado de nada y parace que se acaba el mundo, o porque le vacunan por la alérgia qué pobrecito que le pinchan una cez al mes... Yo me he quedado sola, así de claro te lo digo, porque estoy hartita de las impertinencias de la gente para que lleve una vida "normal" hay un trabajo de infraestructura detrás bestial y muchas noches sin dormir, muchas renuncias a cosas importantes por mi parte, en fin tú ya sabes. A mi hasta me han llegado a decir "pues si se ríe, corre y es muy mona" ¿te lo puedes creer? ¿Es que los que padecen diabetes son unos adefesios y tienen que estár enclaustrados t llorando? Y hasta me han preguntado qué he hecho, si es que le di muchas chuches de pequeña y te miran con aires de superioridad como diciendo con su mirada "a mi hijo eso no le va a pasar porque yo lo cuido"...
    Todos a la "M", con perdón...
    Cuánta incultura, falta de diplomacia, egoísmo, solidaridad y no sé qué más hay por Dios.

    Montse L.V.

    ResponderEliminar
  3. Esto se me hace familiar tb. Qué me vas a contar... si hasta a veces tb te lo dicen los doctores... hasta q le sueltas q la vida normal mía o de Dani, es pincharse un dedo nada más abrir los ojitos en las mañanas, etc etc... la gente flipa cuando le digo q no solo es "no comer sin azucar" ...si solo fuera eso otro gallo cantaría... pero bueno, después de "no pasa nada? " tb es típico el "por un día..."

    Marta Azulísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario recibido a través de FB.

      Gracias Marta, te entiendo perfectamente....

      Eliminar
  4. Entiendo tu sentimiento de impotencia ante tal falta de empatía por parte de la otra persona, yo me he sentido igual muchísimas veces, después de cuatro años todavía en ocasiones me afectan ese tipo de comentarios. Lo que la experiencia me ha enseñado, y después de escuchar sin juzgar ese tipo de comentarios, es: 1. Todos tenemos problemas, unos más grandes y otros más pequeños. 2. Para el que lo vive el suyo es el mayor de los problemas. 3. Tú y solo tú eres la encargada de velar por tu hija. Yo he dejado de justificarme, de enfadarme, simplemente actuo, mi hijo necesita que salga a atenderle pues ni pido permiso a nadie ni les doy explicaciones ni espero su comprensión. Se quejan, pues les devuelvo su mismo argumento -todos tenemos problemas. En cuanto a tu clienta, le habias ofrecido un trato por el retraso, así que mas que suficiente por tu parte, no le parece bien que ponga una reclamación, de tu vida privada no tienes que dar cuentas a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El retraso fue de 2 meses... cosa habitual en la mayoría de los fotógrafos, aunque no en mi -eso es cierto- Te diré que aún hoy me mira mal en el patio del colegio.

      Un día me la encontré por la acera, antes de entrar, y me dijo:
      -¡HIja, yo veo que Dani va al colegio y hace una vida absolutamente normal!
      y yo le contesté.

      -¡Si?... pues eso igual significa que sólo ves una parte...

      Y se calló, claro.

      Eliminar
  5. Leyendo vuestros comentarios me llama la atención la falta de empatía de algunas personas (pero, por suerte, sólo de algunas, ¿verdad?). Normalmente las personas que hablan/juzgan más, suelen ser las que más alejadas están de la situación que se aborda.
    Y estoy de a acuerdo con el último comentario: tenemos derecho a no justificarnos ante los demás y a no responder a sus preguntas, si así lo consideramos. De esta forma, evitamos desgastarnos emocionalmente. Mejor será guardar todas nuestras energías para las personas que nos interesan de verdad.
    Un saludo de Victoria Canosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victoria... la gente en ocasiones es extrañamente irracional.

      Eliminar