lunes, 17 de diciembre de 2012

Una semana de órdago


Llevamos unos días con las glucemias algo disparadas. Pasamos de levantarnos con 105, a encontrarnos 2 ó 3 horas después con 230... y no encuentro explicación a tal desbarajuste.

En principio le eché la culpa a la falta de deporte del fin de semana, la lluvia nos tuvo encerrados en casa prácticamente los dos días, pero hoy ya hemos retomado la rutina del cole y las actividades, pese a lo cual, ha salido del cole con 157, (alto para los valores que suele tener él normalmente). Me he preguntado por qué.

Si las raciones son las mismas que de costumbre -o incluso menos- porque le han reajustado el menú del mediodía, y las unidades de insulina tampoco cambian... ¿por qué a veces se nos dispara la glucemia sin razón aparente?

En  mi afán de intentar racionalizar las cosas, he llegado a la conclusión de que, tal vez le esté pasando factura la agenda tan especialmente liada que tiene prevista para esta semana: consulta como siempre con la psico, revisión con el médico, festivales de navidad propio y ajenos... las notas...demasiadas cosas juntas que descontrolan su rutina y pueden implicar un cierto nivel de estrés.  Aparentemente él no se agobia ante unos planes tan continuos, quizá porque no lo plantea todo a la vez, pero  lo cierto es que a cualquiera a quien le sugieran una serie de programas inamovibles en mayor o menor medida como los que él tiene previstos para los próximos días, podría llegar a sentirse preocupado.

Y esa preocupación, la tensión y el exceso de estrés, provocan alteraciones de glucemia que tienden a elevar  los niveles habituales sin más necesidad que pensar en ello . Todo ello unido al nerviosismo habitual de estas fechas claro, que él está convencido van a ser las peores de su vida... aunque no es así, naturalmente. Nada va a cambiar, y dentro de nuestras costumbres , vamos a tratar de hacer prácticamente lo mismo.

¿Cómo se actúa cuando las situaciones vienen impuestas, y no quieres renunciar a nada de lo que te apetece hacer aún sabiendo que tienes una hiperglucemia en puertas derivada del nerviosismo y la ansiedad?

¿Es suficiente beber agua y hacer ejercicios de respiración para compensar los excesos que provoca la ilusión?





No hay comentarios:

Publicar un comentario