miércoles, 12 de diciembre de 2012

Primer día tras la caída

Llegará a tu mano antes de lo que crees, si te esfuerzas en estirar el brazo.

El día de ayer fue tremendo, hubo momentos en que pensé encerrarme en mi casa y quedarme contemplando el mundo tras la ventana. Llovía, y la niebla no quiso levantarse en ningún momento. Además el frío de la calle había calado en mi interior, apropiándose de mi corazón, y la tristeza desbordó mis tensiones más ocultas,  mis preocupaciones y mi emoción. Necesitaba una catarsis que redimiese mis penas y mi impotencia...
Dejé correr las  lágrimas  por mi cara como las gotas de lluvia sobre las hojas de los árboles, unas y otras limpiaban el extraño manto de negatividad que me envolvía, convirtiéndome en una mujer sola entre la multitud. Aislada y desamparada.

Las decisiones parecían correctas, pero las consecuencias para Dani imaginaba que le resultaban tan desproporcionadas como si nos dedicásemos a matar moscas a cañonazos. Hubo un momento en que incluso pensé que había dejado de quererme, sus ojitos perdidos intentaban suplicarme clemencia, y yo no podía complacerlo, convencida como estaba,  que de la firmeza de mi decisión, dependería en gran medida la sonrisa que me iba a regalar en otros muchos momentos.

Y tuve pena . Y miedo. Y dudas. Pero mantuve mi decisión, aún a costa de llorar sola con la cabeza bajo la almohada.

Cuando ayer por la noche, tras un día tan largo como devastador, mi hijo permitió que su padre le pusiera la insulina en la barriga, en nuestro interior entró una bocanada de aire tan fresco y tan hondo que no recordaba haber tenido en mucho tiempo. El mundo en el que he estado encerrada últimamente, se ha limitado a consensuar las evidencias y a negociar con la pena en beneficio de  la cordialidad. Pero ahora, esta nueva etapa entremezclando el palo y la zanahoria, daba un giro inesperado con el que tampoco se contaba, tan pronto.

Esta mañana me ha prometido que hoy intentará pincharse solo. Que no sabe si lo va a conseguir, pero que lo intentará; y que sobre todo va a empezar a mirar a través de la rendija de una puerta imaginaria que tiene frente a él, que hasta ahora estaba cerrada y ayer vio "un poquito abierta".
Lo abracé con cariño, y por primera vez en mucho tiempo no lloramos. Le dije que abriríamos la puerta del todo para que entrase la luz y se iluminase su vida.

Me  miró sonriendo, con cariño y complicidad... me guiñó un ojo, y me dijo:
- Vale mami, pero ahora... me voy a desayunar.

Y supe que entre nosotros, todo seguía como siempre,  que nada había cambiado, en el micromundo inventado donde las mamás son hadas mágicas y los  niños inventan nuevas Odiseas de las que salen victoriosos. Y sonreí.

16 comentarios:

  1. Como me alegro Ana que hoy veas las cosas con otro color muchos besos para ese CAMPEÓN que tienes en casa FAN N 2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay motivos para luchar, incluso cuando nos apetece no hacerlo. Me prometió que intentaría pincharse, y finalmente no ha podido.
      Pero, yo sé que lo hará. Más tarde o más temprano lo hará.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Me he emocionado, y también he derramado algunas lagrimitas leyéndote, imaginando la impotencia que se debe sentir, y las dudas que te deben entrar pensando en si estarás haciendo bien las cosas. Claro que estás haciéndolo bien, y ahora Dani se enfurruñará contigo, pero el enfado le durará poco, es un niño generoso y con muchos sentimientos. Habrá muchos días tristes, sin dudarlo; pero vas a ver que poco serán más los días luminosos que los días grises. Ánimo a ambos, no es fácil, pero lo vais a lograr. Besitos muy apretados y un abrazo grandeeeeee!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. Es una situación muy difícil porque Dani está muy disperso y resulta complicado hacerle entender cosas elementales. Pero... nos sobra cariño para estar a su lado, aunque la desesperación nos venza en ocasiones.

      Un besote.

      Eliminar
  3. Pues... hoy sí que me has hecho llorar de emoción. ¡Bravo, por los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dijo Neil Armstrong: un pequeño pasito para el hombre...
      Y un paso inmenso para nosotros, haber conseguido que nos deje pincharlo en la barriga. A ver si tenemos suerte con la lantus y nos deja hacerlo en las piernas...

      Luego te llamo. Besazo

      Eliminar

  4. Hoy es un primer día, con un paso adelante, y mañana será el segundo, después un tercero y los diferentes pasos adelante irán llegando cada día hasta que Dani los ande solo y formen parte de su rutina diaria...y verás los avances y las recompensas.
    Mamen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besiños Mamen,
      Tu sabes bien que esto no es fácil, pero como me conoces sabes que todo esto es circunstancial.
      Lo único malo es que, mientras no se llega a ese punto, se va de camino. Y a veces es tan largo !!

      Eliminar
  5. Eres increible Ana , es wl libro q siempre he deseado leer , sobre nuestra lucha diaria , vivencias.
    Es q es igual .no estas sola yo por lo menos me asiento identidicada contigo
    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elisa. Es la batalla de todas las madres y padres que convivimos a diario con el desconcierto y de los chiquillos diabéticos.
      No puedo más que sentirme afortunada por tanto apoyo como recibo, y tantos abrazos virtuales.

      Besiños..

      Eliminar
  6. Animo Ana, estáis pasando un momento difícil, y tu como madre sufres por la salud de tu hijo, es difícil que alguien pueda entender esta situación. Nosotros (mi mujer y yo) hemos pasado por lo mismo, aunque ya teníamos experiencia (la mía), y solo te puedo decir que la unión que habrá entre tu tu familia y Dani, difícilmente es alcanzable por otros medios. Objetivo: convivir con ello y empatizarse para seguir adelante, los miedos surgen al principio, después como te he dicho se convive. Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Màrius, es un momento muy difícil en el que a veces no sabemos como afrontar las cosas, saldremos adelante ¡seguro! pero no es posible acelerar las cosas para pasar este trance más rápidamente. No queda otra más que sobrellevarlo poco a poco.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Hola Ana, te llevo leyendo un tiempo pero nunca me había animado a escribirte. Quiero decirte que lo estáis, los dos, haciendo fenomenal, que los pasos tienen que darse poco a poco y que el debut de Dani es aún muy reciente... Me he animado a escribirte porque quería comentarte que tal vez sea positivo para Dani conocer a otros niños que tienen diabetes como él. Tal vez ver que otros niños ya han superado las etapas que él está pasando le ayude. Tal vez el ver cómo se pinchan ellos solos y cómo lo llevan con naturalidad le haga darse cuenta de que la diabetes no tiene que ser el centro de su vida ni algo negativo. Tal vez le ayude a darse cuenta de que no tiene que estar triste (al menos no continuamente), porque poco a poco podrá volver a llevar la misma vida que llevaba hasta ahora, haciendo todo lo que a él más le gusta. Igual puedes mostrarle, poco a poco, historias de otros jóvenes con diabetes que por ejemplo corren maratones (como nuestro querido Tomás y otros muchos del equipo Diatlétic: http://bit.ly/cJuCpI), ejemplos de grandes deportistas internacionales (http://bit.ly/cPqy4v): windsurfistas, esquiadores, ciclistas, triatletas, futbolistas, corredores de fórmula 1, remeros, jugadores de jockey, rugby, nadadores, escaladores,… ¡¡algunos de ellos medallas olímpicas!! Está también el ejemplo de Iosu Feijoó; puedes contarle sus hazañas: Everest, Polo Norte y próximamente ¡¡viaje a la luna!! ¡¡Sííí, un astronauta con diabetes!!! O el de Emilio Valdés (http://bit.ly/VqiBp7) , Cámara del programa Desafío Extremo de CUATRO, buff, la de aventuras increíbles que está viviendo junto a Jesús Calleja sin que la diabetes sea una limitación para él. Puedes mostrarle las locuras que hace nuestra querida Beatriz García, miembro también del equipo Diatlétic (http://bit.ly/RqFuaZ), y como su diabetes no le impide disfrutar, cumplir sus sueños y seguir regalando sonrisas a la vida. Los libros del psicólogo Iñaki Lorente (que también tiene diabetes) son de mucha ayuda en estas etapas (http://bit.ly/gkmozw)… No sé Ana, no me sé expresar como tú, ojalá supiera, pero quería intentar transmitirte también una idea: y es que a veces, en ocasiones, todos nos sentimos “hundidos” y es como que incluso “queremos estar hundidos” porque, como es “tan fuerte” lo que nos está pasando, “tenemos derecho a estar así” y todo el mundo tiene que respetarlo. Igual a tu hijo también le está pasando un poquito esto… pero si ve a otros niños llevando una vida como la de cualquier otro chico sin diabetes, se dará cuenta él mismo (sin que nadie se lo tenga que decir) que tampoco es “tan fuerte” y que sí, que es normal que al principio se sienta así, por supuesto, pero él mismo se dará cuenta de que esos otros chicos han superado esas etapas y que por tanto la suya también pasará (“su derecho a estar así” por tanto no podrá durar eternamente) y que luego podrá afrontar de nuevo la vida con la misma ilusión y energía que cualquier niño de su edad, él mismo verá que merece la pena seguir disfrutando de la vida para no perderse todo lo bonito que tiene. Bufff, no sé si me explico Ana… Lo dejo ya, que creo que me estoy liando… Espero no haberte molestado con mis palabras. Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mârius... ¿molestarme? Por decirme con sinceridad lo que piensas, y lo que crees que nos puede ayudar'
    - En absoluto, por favor! me considero una persona afortunada por haber sido capaz de encontrar en tan poco tiempo a gente tan desinteresada y empática como vosotros. Personas que nos aportan experiencia, consejos sabios y cariño en la distancia... ¿qué razón habría de tener para enfadarme?

    No vuelvas a pensar eso por Dios. Este blog quiere ser un punto de encuentro entre todos los que sólo sabemos expresarnos a través del lenguaje de las emociones. Como tú, como yo, como tantos.

    Respecto a lo que me dices, tienes toda la razón del mundo. A Dani le vendrá muy bien conocer a otros chicos en su misma situación, de hecho ya estamos en contacto con algunos. Si miras alguna entrada más atrás, verás a la Sweet boys band, reunida en casa; y muy pronto organizaremos una jornada de convivencia, comida y deporte para que se conozcan más y mejor.

    Mi proyecto para 2013 será crear un grupo de ayuda a niños y padres, abierto y plural donde podamos compartir cosas, compartir experiencias e intercambiar puntos de vista y preocupaciones. Tengo ya organizadas algunas cosillas, que poco a poco iré haciendo público, porque todas serán de acceso libre...... y gratuito.

    Esa es la vía, yo creo. La unión. La convicción de que no están solos y de que juntos esto es mucho más llevadero.

    Nunca he dudado de que por ese camino, llegaremos antes, y gastando mucha menos energía.

    Un beso enorme de cariño y amistad, y gracias infinitas por tu precioso comentario.

    ResponderEliminar
  9. Me he emocionado con tus p alabras. Esos niños, muchas veces, nos dan lecciones de fuerza y de tesón. Me alegro de que la puerta vaya abriéndose poquito a poquito...
    un gran abrazo para vosotros, y ánimo y fuerza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias.
      Sin vuestra ayuda este camino sería inimaginable.

      Eliminar