martes, 4 de diciembre de 2012

Debut 10.- Sentimientos compartidos



Cuando empecé a escribir este blog la única idea que tenía en mente era encontrar un punto que nos sirviese de desahogo a Dani y a mi. Necesitábamos un lugar sin autocensura donde volcar nuestras frustraciones, nuestras preocupaciones o nuestro dolor. Y la manta del anonimato que envuelve internet se antojaba perfecta para nuestras pretensiones.

Sin embargo, he descubierto que tras cada click en el blog, tras cada visita a un post y tras cada comentario, hay personas que piensan y sienten. Madres que saben perfectamente de lo que estoy hablando porque ellas mismas viven situaciones similares; mujeres y hombres que empatizan completamente con nosotros, y a quienes este espacio tan íntimo les sirve de cobertura.



Recibo  mensajes privados de personas que me alientan a continuar, y que me cuentan su experiencia con la diabetes (tanto a nivel personal como con la de sus hijos), que en ocasiones han debido afrontar en medio de situaciones económicamente muy difíciles, o -como me contaba ayer una madre- asumir un debut de un niño de 9 años, en medio de un proceso de divorcio complejo.

La vida de cada uno de nosotros es distinta, eso está claro. Pero todas ellas me están demostrando una capacidad de lucha extraordinaria, y un amor inagotable hacia sus hijos.

Ojalá pudiera devolverles  una sola palabra que reconforte su corazón, que las estimule a seguir caminando, que las motive... Me sobran argumentos para hacerles entender que yo también estoy en la misma batalla, y entiendo todo lo que me cuentan, porque si sobrellevar las cosas de una en una es complicado, superarlas cuando vienen juntas no parece asequible para cualquiera.

Pero nosotras no somos madres convencionales: somos únicas en nuestras individualidades, ya que siendo tan distintas entre nosotras,y a pesar de vivir a cientos de kilómetros unas de otras;  somos capaces de entender y compartir los sentimientos de las demás. Y apoyarnos, y respetar el llanto, y abrazarnos en la distancia. Eso es lo único que el ciberespacio no puede impedir. Las emociones compartidas y la sensación de amistad que subyace tras cada uno nuestros mensajes.

Estamos educando a niños luchadores que se convertirán un día en hombres y mujeres sabios, porque la vida les habrá enseñado lecciones valiosísimas desde la infancia. Pero también estamos aprendiendo nosotras a afrontar la adversidad y a solucionar los imprevistos con la única medicina que siempre tenemos a mano: el amor. Gracias a todas por hacerme partícipe de diferentes realidades y por haberme convertido en una parte del día a día de muchas de de vosotras. Algo que no pretendió ser más que un  espacio propio donde hablar en alto, se está convirtiendo en un punto de encuentro de afectos que siempre tiene la mano tendida para quien quiera venir hasta aquí.

Tenéis todas, mi abrazo y mi comprensión. Mi cariño y mi sonrisa...
Y un beso enorme de cariño y amistad.  O mil...





6 comentarios:

  1. Precioso tu blog, sus comentarios y fotos están en esa armonía perfecta que tan solo realizáis las personas con grandes sentimientos/pensamientos.
    Felicidades...te seguiremos.
    A.serrano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Esta casa es la de todos, así que, sed bienvenidos.

      Eliminar
  2. Gracias Ana
    X tus palabras, me siento mejor cuando las leo xq se q somos una gran familia xa lo bueno y xa lo malo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besote, ya sabes donde estamos; para lo que quieras, cuando creas oportuno.

      Eliminar
  3. Que bonito Ana parece que te decimos lo que sentimos y tu lo escribes porque es así como lo siento yo FAN N 2

    ResponderEliminar
  4. Un besazo Fan n2, y gracias por tu apoyo constante.
    Sin ti y las demás esto sería imposible.

    ResponderEliminar